7 de junio de 2013 / 03:54 p.m.

 Debido a la inseguridad y ante el temor de ser víctimas de algún delito, al menos 23 millones 744 mil mexicanos decidieron no realizar actividades públicas, como ir al cine, al teatro, a comer o incluso a estadios de futbol.

Lo anterior se desprende de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Inseguridad Pública (Envipe) realizada en 2012 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) a escala nacional, y que el gobierno del Distrito Federal incluyó en su Programa General de Desarrollo 2013-2018.

El ejercicio sirvió como referencia al gobierno de Miguel Ángel Mancera para determinar que de esos 23 millones de mexicanos, un millón 504 mil 670 son habitantes del Distrito Federal.

Se tiene que entre los mayores de 18 años que dejaron de visitar a sus parientes o amigos por temor a ser víctimas de algún delito fueron 5.8 por ciento en el DF y 9.2 por ciento a escala nacional.

También 0.1 por ciento de los capitalinos dejaron de ir a la escuela, y 0.2 por ciento a escala nacional; quienes dejaron de ir al cine y al teatro en la Ciudad de México son 4 por ciento, igual que a escala nacional.

Además, 5.1 por ciento de los chilangos tomaron la decisión de no salir a comer o cenar, en tanto que 6.0 por ciento lo hicieron a escala nacional.

Otra actividad de esparcimiento que se ha visto afectada en la capital del país es la asistencia a los estadios, con 1.7 por ciento y 1.8 por ciento en todo el país.

Según la Envipe, las actividades más afectadas en el DF en esos años fueron: salir a comer y a cenar, ya que el porcentaje pasó de 4.6 por ciento en 2011 a 5.1 por ciento en 2012, así como ir al estadio que pasó de 1.6 a 1.7 por ciento.

La encuesta señala que 6. 5 por ciento de los capitalinos mayores de 18 años consideran que una de las causas de la inseguridad es la falta de valores, mientras a escala nacional es de 6.5 por ciento.

En todo el país, 29 millones 674 mil 71 personas mayores de 18 años se sienten inseguras en su colonia o localidad, 10.2 por ciento de ellas viven en la Ciudad de México.

El gobierno de Mancera admite que en los años recientes “se han presentado cambios en el tejido social en la Ciudad de México derivados de los problemas de la delincuencia”.

Ante este panorama, contempla fortalecer el Programa de Cuadrantes Policiales con políticas preventivas e innovadoras y mediante la implementación de procesos e instrumentos de inteligencia policial vanguardista que reduzcan los índices delictivos y mejoren la percepción y la confianza de la ciudadanía.

También ordena analizar el comportamiento de la incidencia delictiva por cuadrante, que permita direccionar las acciones y el despliegue policial.

Otra estrategia a implementarse durante su administración es la de reconstruir los enlaces entre la ciudadanía y el personal de seguridad pública, a fin de establecer un vínculo directo que agilice y haga más eficiente el actuar policial, que además logre captar información que permita enfocar de manera estratégica la prevención del delito.

En el Programa General de Desarrollo del DF también se indica la necesidad de crear y fortalecer programas de prevención del delito que incluyan acciones para mejorar el tejido social, como la recuperación y mantenimiento constante de espacios públicos, atención de personas con capacidades diferentes, respeto al medio ambiente, entre otros.

— RODOLFO MONTES