29 de diciembre de 2013 / 10:03 p.m.

México.- En México el total de personas hipertensas es de 22.4 millones, pero sólo 36.6 por ciento de estos pacientes diagnosticados se encuentran bajo tratamiento médico y 25.4 por ciento de ellos están controlados.

El cardiólogo clínico Víctor Alejandro Quiroz Martínez, del Instituto Nacional de Cardiología "Ignacio Chávez", informó que debido a problemas de obesidad y sedentarismo, cada vez son más jóvenes los que desarrollan esta enfermedad, lo que se suma a malos hábitos alimenticios y descuidos en la salud.

En un comunicado, el especialista destacó que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (ENSANUT), la prevalencia de hipertensión arterial (HAS) en México es de 33.3 por ciento en hombres y de 30.8 en mujeres.

El también integrante de la Sociedad Mexicana de Cardiología precisó que a pesar de que las manifestaciones clínicas de este padecimiento aparecen en edad adulta, es fundamental que desde la adolescencia pueda existir un registro de perfil para cada individuo.

Por ello recomendó que si se tienen antecedentes familiares de hipertensión o se han presentado síntomas como dolor de cabeza y fatiga, se individualice la frecuencia en que se deben realizar los chequeos y se hagan desde la adolescencia.

Quiroz Martínez explicó que la presión arterial es considerablemente más baja en los niños que en los adultos, pero se incrementa de forma gradual durante las dos primeras décadas de la vida, llegando hacia el final de la adolescencia a alcanzar los valores de la adultez.

"Muchos niños y adolescentes actualmente son identificados con importantes factores de riesgo genético o metabólico para una futura presión arterial elevada, lo que hace necesario un diagnóstico médico oportuno a temprana edad para aplicar medidas cuando el niño-adolescente todavía es normotenso", indicó.

Consideró que si se aplica un control desde esta etapa de la vida se previene la aparición de hipertensión arterial o de acuerdo con cada caso, tratar de retardar y controlar el aumento de presión arterial, que al ser una enfermedad crónica provoca degeneraciones en órganos principales como los riñones.

Entre los factores de riesgo para desarrollar hipertensión están sobrepeso, obesidad, resistencia a la insulina, parámetros inflamatorios elevados, poca actividad física o bajo nivel de condición física, aunque también existen factores no modificables como la edad, el sexo o los condicionantes genéticos, señaló.

El especialista recomendó como prevención evitar fumar y beber alcohol, consumir poca sal y azúcar, así como hacer ejercicio y con ello, se evitará un evento cardiovascular.

"Cuando se sospecha o se corrobora una enfermedad cardiovascular, es imperativo seguir las indicaciones del médico", advirtió.

Recordó que la hipertensión arterial causa graves complicaciones como incapacidad y/o invalidez, y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo en el año 2000, 26.4 por ciento de la población adulta padecía hipertensión.

También se prevé que para el año 2025, la cifra aumentará a 29.7 por ciento de la población, puntualizó.

Notimex