ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN
14 de junio de 2013 / 01:47 a.m.

Chilpancingo de los Bravo • Por miedo, la regidora de Desarrollo Rural Sofía Lorena Mendoza Martínez abandonó el municipio de Iguala, a una semana de que fuera encontrado el cadáver de su pareja sentimental Arturo Hernández Cardona y dos activistas más de la Unidad Popular (UP).

El lunes, Mendoza Martínez acudió a una reunión con el gobernador Ángel Aguirre Rivero junto con familiares de Ángel Román Martínez, Rafael Banderas Román y del propio Hernández Cardona.

Aunque los demás participantes volvieron a la cuna de la bandera, la regidora decidió no hacerlo, a partir de las amenazas que le dirigieron personas desconocidas por diferentes medios.

En la reunión, el gobernador Aguirre Rivero ofreció medidas cautelares para los familiares y los cinco dirigentes que sobrevivieron al levantón del 30 de mayo.

También ofreció todas las garantías para que acudan a rendir su declaración ministerial, para que con ella contribuyan al esclarecimiento del triple homicidio que se confirmó la mañana del lunes 3 de junio.

El domingo pasado, Justino Osores Narciso, quien era considerado como sucesor de Arturo Hernández en la dirigencia de la UP también abandonó la cabecera municipal de Iguala, no informó ni a su familia de lo que pretendía hacer, temeroso de que una fuga de información permitiera que se le hiciera objeto de un atentado.

Entrevistado vía telefónica, el dirigente la UP, Rafael Ochoa Ochoa aseguró que ha sostenido comunicación telefónica con los activistas de la UP que lograron sobrevivir al levantón y que se mantienen ocultos.

"Ya tuve comunicación con algunos, no quiero dar sus nombres por seguridad de ellos mismos, pero de que están bien, están bien, yo lo escucho que están bien pero deben estar a salvo mientras se arreglan un poco más las cosas", comentó el líder social.