3 de junio de 2013 / 12:56 p.m.

 

 

Monterrey • Organismos intermedios criticaron que una caseta de peaje detenga el crecimiento e incorporación de Cadereyta a la zona metropolitana.

Ángel Quintanilla, presidente de Vertebra, calificó de aberración este hecho y planteó la necesidad de recorrer el punto de pago varios kilómetros al oriente, donde no afecte a los ciudadanos del más reciente municipio metropolitano.

“Desde el principio fue una aberración y sigue siendo una aberración que se ponga pegado a una población que ya está prácticamente conurbada, como es en este caso Juárez y Cadereyta, desde aquel entonces a la fecha sigue siendo una aberración”.

En ese sentido, el líder del organismo ciudadano estimó que la caseta “ya pagó” el costo de la carretera.

“Yo creo que ya se cobró, yo la quitaría, si me preguntan a mí, digo: pues ya quítenla, se cobró veinte mil veces esa carretera ya está súper cobrada… pero si acaso hubiera que ponerla, haciendo un estudio serio, yo la pondría, yendo hacia Reynosa, después de la refinería”, propuso.

Cuestionó además la figura de Asociación Público Privada que opera en estos modelos, al sentenciar que se trata de negocios entre funcionarios con algunos compadres para beneficiarse mutuamente.

“La verdad es que empresarios privados se pusieron de acuerdo para hacer las asociaciones y manejar estructuras de carreteras y para que les fuera negocio a esas personas, el Gobierno autorizó que se pusieran casetas de peaje. ¿Dónde las pusieron? Pues donde pueden ser atractivas”, refirió.

El Consejo Cívico de las Instituciones en Nuevo León, AC (CCINLAC) también se unió al reclamo y señaló que los ingresos comprometidos de esta vía al pago de una deuda representan un freno al crecimiento económico de los municipios afectados, según sostuvo Manuel Zavala, presidente del organismo.

“Yo creo que el modelo económico del estado hizo lo mismo que hizo en el (Anillo) Periférico y le encarece a los negocios y las personas el desarrollo económico, porque se vuelven factores que detienen el desarrollo y, además, como están hipotecados, en el largo plazo no hay una manera sencilla de resolver esa situación”, señaló.

Indicó que se trata además de una autopista muy cara, por lo que exigió la búsqueda de mecanismos que apoyen disminuir la tarifa o que la eliminen por completo para los habitantes de Cadereyta.

“Que apoyen las reducciones del costo de integración, para toda la gente que va a funcionar en ese cinturón de crecimiento económico… pensando en voz alta, creo que el estado ganaría más recursos si fiscalizara de manera diferente y desempasivara (sic) a estas instituciones, porque todo el proceso fiscal del estado está mal diseñado”, consideró Zavala.

MILENIO Monterrey dio a conocer ayer las peripecias que habitantes de Cadereyta deben sortear en sus traslados diarios a la capital del estado, relacionados principalmente con el costo que pagan por ir y venir a través de una autopista.

Luis García