SANTIAGO FOURCADE
30 de marzo de 2013 / 03:24 p.m.

 Salinas Victoria y Monterrey • La incomodidad, el calor y el frío son claves para los bajos rendimientos de los alumnos y sus mermas en las calificaciones, señala Filiberto López López, director de la escuela primaria Miguel de la Madrid Hurtado, quien agrega que “"ya era hora que se construya pensando en las complicaciones del área metropolitana y que los jóvenes puedan estudiar en una escuela sustentable como la nuestra"”.

Ubicada en el corazón de la colonia Bosques de Los Nogales, en Salinas Victoria, la escuela está adherida al programa de escuelas sustentables.

“"Estoy orgulloso de formar parte de un emprendimiento sustentable. Los jóvenes estudian mejor y además logran trasmitir valores diferentes y a largo plazo para una sociedad que los necesita"”.

Alfonso Reyes Garza asiente con la cabeza e interviene.

“"Es clave que entendamos lo que significa que estemos construyendo escuelas sustentables porque el concepto puede aplicarse a muchísimas cosas. Aquí hay paneles solares, cristales de policarbonato, controles para los servicios y muchos detalles que hacen único este tipo de diseño"”, con la mano señala las paredes y la rotación específica que posee la escuela.

“"La construimos con el eje oriente-poniente para cuidar la cantidad de sol y sombra que debe recibir a diario y toda la estructura se recubrió con un envolvente térmico que intenta mejorar los resultados finales en muchos índices que abaratan los costos y mejoran su utilización"”.

Las palabras del presidente del Instituto Mexicano del Edificio Sustentable (IMES) se acompañan con la sensación refrescante que entregan las aulas. La primaria tiene dos pisos con escaleras en el centro y varios grupos reciben clases en la parte superior sin luces encendidas en el exterior ni detalles que demuestren un gasto excesivo.

“"La iluminación se optimizó de acuerdo a la normativa y nos permitió disminuir la cantidad de watts. Si no hay personas, se apaga, y todas las zonas tienen sensores de movimiento que ayudan a restringir el gasto"”.

Avanzar por el edificio demuestra otros aspectos diferenciales de la media educativa. En el centro, un tablero de gran tamaño controla la energía y tiene la posibilidad de alimentar a los generadores externos de la colonia. En caso de que la capacidad de carga sea óptima para la escuela, el remanente se distribuye para las casas y luego la CFE realiza descuentos sobre el total del recibo de luz de la escuela

Reyes Garza expresa que es necesario difundir este tipo de construcciones, porque considera que hay un paradigma basado en que la sustentabilidad cuesta, y eso, dijo, es falso.

“Debemos pasar de una idea medieval de construcción a un concepto moderno y renovado. ¿Cómo? En el siglo pasado usábamos adobe o sillar, lo natural; pero luego la industrialización puso el block y retrocedimos. Ahora queremos volver a lo primero y tomar las herramientas tecnológicas para avanzar”, concluye Reyes.

El debate sobre la importancia de las escuelas sustentables supera el enfoque económico cuando se manifiestan las consecuencias ulteriores sobre los niños.

“Lo más interesante es que la idea sobre la sustentabilidad no se queda en la escuela y los jóvenes comienzan a trasmitir en sus casas lo que aprenden aquí; como el ahorro energético, el cuidado del agua y la atención en el consumo de los climas”, agrega Paolo Perissinotto Tomasi, tesorero del IMES, “los niños son más sensibles y pueden influir sobre los adultos y generar una conciencia muy distinta. Creo, sin duda, que más allá de lo estructural, tendremos un impacto en lo social, en la conciencia hacia hacer bien las cosas y obvios beneficios en la salud, porque hay menos humedad en el aire, más favorable y la situación mejorará primero en las escuelas y luego en las casas”."

Según López, las escuelas que fueron construidas en años anteriores al nuevo enfoque sustentable distaban mucho de las opciones favorables que ahora se describen.

“"Te metías a los salones y era un desastre, teníamos que hacer campañas con los padres porque la situación se iba de control. Recuerdo cuando se pusieron de moda los aires lavados y luego de cansarnos de tantas enfermedades aprendimos que eran muy perjudiciales en espacios cerrados.

“"Eso motivó a invertir grandes presupuestos en los denominados minisplits que mejoraron el ambiente, pero que no disminuyeron el gasto excesivo de energía y por eso este nuevo emprendimiento se agradece"”.

Buscan sostener educación

Noventa y dos escuelas sustentables construidas en Nuevo león desde los primeros meses de 2011 configuran el primer rasgo visible de una estrategia gubernamental que apunta a la renovación de cientos de planteles con deficiencias estructurales.

“"No es ni piloto ni ensayo y nuestra iniciativa nos posiciona en el primer puesto a nivel nacional en estos rubros"”, manifiesta Luis Gerardo Marroquín Salazar, secretario de Obras Públicas de Nuevo León.

Estadísticas del COCE (Comité de Construcción de Escuelas de Nuevo León) certificaron que 46 planteles fueron edificados cada año (2011 y 2012) y los jardines de infantes se posicionaron en el tope de la lista con 39 obras; seguidos por 37 primarias, 12 secundarias , seis Centros de Atención Múltiple y una Unidad Regional.

Marroquín define la sustentabilidad como algo que se sostiene solo o que debe gastar poco.

“"Siempre que hablamos de sustentabilidad queremos tener una tasa de retorno rápida y recuperar los costos. Pero en este caso, logramos cuarenta y siete escuelas sin incrementar el costo y pudimos ahorrar en materiales y mejorar los números"”, expresa el secretario y agrega: “"cada escuela puede costar entre 300 mil y 400 mil pesos, según las particularidades de cada una, e identificamos un ahorro que llegó hasta al 40 por ciento si nos apegábamos a los puntos sustentables"”.

Cifras

46 Planteles certificados cada año (2011 y 2012).39 Obras en jardines de niños.37 Obras en primarias.12 Obras en secundarias.6 Obras en centros de atención múltiple.1 Obra en Unidad Regional.