8 de mayo de 2013 / 02:58 p.m.

La "Escola Zico 10", un proyecto que se desarrolla en Brasil desde el 2008 y que forma a unos 40.000 adolescentes en una veintena de estados en el país sudamericano, se instalará en una antigua base militar de Estados Unidos cerca del Canal de Panamá, conocida como la Ciudad del Saber. Es la primera escuela de Zico que funcionará fuera de Brasil.

"Lo importante es que este proyecto piensa en la formación de la persona, a diferencia de los clubes de fútbol que trabajan en base al talento y en formar futbolistas para el negocio", dijo Zico el martes a The Associated Press. "Los niños tienen que estar estudiando y tener notas buenas".

El lanzamiento oficial del proyecto está programado para el miércoles, y Zico le dará una clínica al primer grupo de 60 futbolistas escogidos y cuyas edades oscilan entre los 5 y los 16 años. Son niños de un proyecto de fútbol del distrito capitalino de San Miguelito, donde prevalecen muchas zonas agobiadas por la miseria y la violencia.

Los chicos recibirán capacitación y entrenamiento gratuito dos veces a la semana, pero el proyecto de Zico también tiene un sentido de negocio, ya que a él podrán acceder niños y jóvenes de mayores recursos económicos que tendrán que pagar una cuota.

Zico aceptó que conoce poco o nada sobre el fútbol panameño, pero dijo que el deporte aquí "está en desarrollo".

Marcos Boccatto, quien trabaja con Zico en el proyecto, dijo a la AP que Panamá "pasa por un momento maravilloso en el fútbol. Se ve a los niños jugando felices en los barrios".

"Zico quiere compartir un poco con los niños y jóvenes lo que el fútbol le dio a él", agregó.

Zico, de 60 años, fue un renombrado mediocampista ofensivo de la selección brasileña que estuvo en los mundiales de Argentina 78, España 82 y México 86, aunque nunca logró ganar una Copa del Mundo con su país.

Trabajó como entrenador desde 1999 e incluso dirigió a la selección nacional de Japón entre 2002 y 2006, aunque reconoció que en los últimos años no le fue muy bien dirigiendo clubes. Actualmente está establecido en Brasil y asegura que sólo aceptaría un nuevo trabajo como timonel en el extranjero si es una oferta buena y segura.

AP