23 de febrero de 2013 / 05:10 p.m.

Monterrey  • La actual administración municipal de Monterrey, que encabeza la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes, encontró un desafío a vencer en materia de ecología en los próximos tres años.

Tras analizar la situación en materia de ecología de la ciudad, paraobtener un diagnóstico, encontraron que hay exceso de polvo en el aire al poniente de la ciudad, casi toda la vegetación con que cuentan los parques, áreas verdes y jardines de viviendas no es nativa, y además, en el último estudio realizado en 2004, para medir cuántos metros cuadrados de zona verde hay por habitante, el resultado arrojó que serían a ese año 4.8 metros cuadrados por persona, cuando los estándares internacionales señalan que deben ser más de nueve metros cuadrados.

Sin embargo, nueve años después de ese estudio, la actual administración considera que el promedio pudo haber subido a por lo menos seis metros cuadrados por habitante, y la meta al 2015 será cumplir con lo que marca la Organización Mundial de la Salud, que son los nueve metros.

Un estudio de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología del municipio de Monterrey, que facilitó su titular, Brenda Sánchez, revela el reto que tienen en la gestión, y en el que ya empezaron a trabajar.

“De acuerdo con información del municipio de Monterrey que contiene el Plan de Desarrollo Urbano 2010-2020, el área urbana actual presenta 80 por ciento de vegetación no nativa en parques, áreas verdes y domicilios, además el 15 por ciento de las áreas sin urbanizar presenta desertificación por pérdida de vegetación y erosión.

“Según un estudio realizado en 2004 por la especialista en ecología, Nathalie Roccatti Domange, las áreas verdes en Monterrey ocupan una superficie de cinco millones 281 mil 680 metros cuadrados, lo que arroja un promedio de 4.8 metros cuadrados de área verde por habitante. Información derivada de los reportes de calidad del aire del Sistema Integral de Monitoreo Ambiental, la zona norponiente del municipio presenta constantemente altos índices de partículas suspendidas menores a 10 micras, es decir, lo que se conoce como polvo, esto, debido en parte a la pérdida de suelo por falta de vegetación, entre otros factores”, cita el texto de la dependencia de la administración de Monterrey.

Además, según datos proporcionados por la Secretaría de Servicios Públicos, después de la helada de febrero de 2011 fueron triturados dos mil 800 árboles en esta ciudad y solamente por esta dependencia, ya que se secaron. La mayoría eran árboles conocidos como ficus, es decir, una especie no nativa, y que por esa misma consecuencia no aguantaron la helada.

“Efectivamente, el municipio de Monterrey presenta, según los estudios hechos en 2004 por la maestra en ciencias, Nathalie Roccatti, un déficit de 4.8 metros de área verde por habitante, en el cual representan obviamente un déficit, a lo que la OMS recomienda nueve metros cuadrados de área verde por habitante.

“Esto implica una falta de arbolado en nuestra ciudad, lo cual trae como implicaciones mayor calor, más déficit de área verde, lo cual es importante atender, en virtud de que el tener áreas arborizadas, el tener áreas verdes o espacios desprovistos de vegetación, con vegetación traen un beneficio considerable, no solamente para los seres humanos, sino también para algunas especies menores, mamíferos menores o algunas aves que habitan en Monterrey”, se indica en el estudio sobre la situación de ecología en la capital del estado.

RICARDO ALANÍS