16 de febrero de 2013 / 01:38 a.m.

Se evitan así enfrentamientos y pérdida de vidas, explica el comandante de la 35 Zona Militar, ya que suelen encontrar a campesinos cuya única opción para sobrevivir es la siembra de enervantes.

 Guerrero • "¡Ya vamos para allá, abusados!", es el grito que emiten elementos del Ejército en Guerrero al entrar a un sembradío de enervantes, con la intención de que las personas que ahí se encuentren puedan emprender la retirada y de esa manera evitar un enfrentamiento que arroje como saldo la pérdida de vidas humanas.

"Siempre que entramos a una zona de incidencia establecemos todas las medidas para asegurar la integridad del personal, pero gritamos que ya vamos y que se pongan abusados para evitar la confrontación, porque cuando se da una situación violenta todos salimos perdiendo", señala el general Juan Manuel Rico Gámez, comandante de la 35 Zona Militar.

Ese grito de alerta da resultados, pues el jefe militar asegura que una vez que el personal se posiciona de la zona sembrada por enervantes, se encuentran armas tiradas y utensilios de labranza.

Insiste: "Lo que siempre cuidamos es que no haya situaciones en la que mueran personas, sobre todo de parte de ellos, porque nuestra capacidad de fuego es mayor".

En la charla que se sostiene con los soldados en las inmediaciones de la comunidad de Ojo de Agua, estos señalan que dan esa oportunidad de que la gente que resguarda los sembradíos se vaya, porque están conscientes de que se trata de campesinos que en muchos casos no tienen más opciones para sobrevivir.

"No son gente maleada como la que opera en las ciudades y realiza otro tipo de delitos, esos que secuestran y levantan", indican.

El general que está al mando de la operación sostiene que todos los elementos del Ejército reciben capacitación en materia de derechos humanos, a los detenidos se les leen sus derechos y se cuida el canalizarlos de inmediato a las autoridades correspondientes.

La lectura de los derechos del detenido pasa por enterarle que puede guardar silencio hasta en tanto se le presente ante el Ministerio Público, puede contratar los servicios de un abogado y si carece de recursos se le asigna uno gratuito, en caso de hablar solo lengua materna recibirá la asistencia de un traductor.

Los extranjeros que sean detenidos en territorio nacional serán asistidos por las autoridades consulares de su país.

Esa información ya es aportada por los soldados al momento de realizar una detención, lo que reflejaron con un simulacro realizado en la sierra del municipio de Heliodoro Castillo.

El general Rico Gámez comenta que en lo que va del año la 35 Zona Militar no ha sido denunciada por la comisión de actos que constituyan violaciones a los derechos humanos.

En 2012 hubo dos denuncias promovidas por campesinos que aseguraron que sus parcelas de maíz fueron fumigadas indebidamente por el personal castrense, situación que refutó bajo el argumento de que en muchas ocasiones se trata de cultivos mixtos para generar la coartada de los propietarios de cultivos ilegales.

En los plantíos destruidos este viernes en Ojo de Agua, los militares encontraron también lechugas, rábanos y maíz, pero no ocultaron las plantas de amapola porque éstas tienen mayor altura y vistosidad.

ROGELIO AGUSTÍN