28 de agosto de 2013 / 09:46 p.m.

Milan se clasificó para la fase de grupos de la Liga de Campeones de Europa al golear 3-0 al PSV Eindhoven con un doblete de Kevin-Prince Boateng, tras haber empatado 1-1 en Holanda.

Con un derechazo violento desde fuera del área, el volante ghanés envió el balón al arco del equipo holandés, rozando un palo, para el primer gol del Milan a los nueve minutos. A los 76 anotó el segundo con un tiro de dentro del área.

El atacante Mario Balotelli hizo el otro tanto a los 55 al desviar un córner con la pierna izquierda.

El equipo holandés atacó más, controló el partido, pero los goles los marcó el Milan, que jugó como local en el estadio San Siro y aprovechó mejor las ocasiones que se le presentaron.

Los dos goles se produjeron cuando el equipo holandés atacaba con mayor insistencia y peligrosidad.

A los ocho minutos, un cabezazo de Tim Matavz obligó a una gran atajada al portero del Milan, Christian Abbiati, uno de los mejores jugadores de su equipo.

Tras el gol, el Milan se dedicó sobre todo a defender la ventaja, replegándose en su media cancha y controlando el balón. El PSV atacó con insistencia.

Abbiati logró desviar por encima del travesaño un peligroso tiro de gran distancia, pero muy angulado, de Adam Maher.

A la media hora, el Milan tuvo su primera nueva oportunidad con un tiro de Riccardo Montolivo que salió desviado por muy poco.

Dos minutos después, un violento tiro de Stephan El Shaarawy remeció el travesaño y picó justo fuera de la línea del arco del equipo holandés. Los jugadores del Milan reclamaron, aunque tímidamente, que el balón había entrado, pero las imágenes de la televisión lo desmintieron.

Al primer minuto del segundo tiempo, el PSV estuvo a punto de lograr el empate con un tiro a dos pasos del arco de Georgino Wijnaldum, pero que estrelló el balón en el cuerpo del portero.

Sin embargo, cuando el PSV estaba buscando el empate, se produjo el segundo gol del Milan, que pasó casi todo el segundo tiempo encerrado en su media cancha.

El delantero brasileño Robinho jugó los últimos cinco minutos, cuando el encuentro estaba decidido.

El equipo de Massimiliano Allegri venía de una sorpresiva derrota de 2-1 ante el Verona el sábado pasado, en su primer partido de la temporada en la Serie A.

El ingreso a la fase de grupo de la Liga de Campeones significa un ingreso de 30 millones de euros (40 millones de dólares), que el Milan destinaría a la compra de dos jugadores.

Ap