19 de agosto de 2013 / 11:48 p.m.

Villahermosa • El gobernador de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez, hizo un llamado a los líderes de tres sindicatos magisteriales para que cesen de inmediato con un paro magisterial que afecta a por lo menos medio millón de alumnos, tras considerar que en realidad obedece a una defensa de las "canonjías" y "privilegios" que líderes sindicales obtuvieron en sexenios pasados.

Al inaugurar el ciclo escolar 2013-2014, en el Plantel 29 del Colegio de Bachilleres de Tabasco, Núñez Jiménez hizo un llamado "a la cordura y a la sensatez de los dirigentes sindicales, advirtiéndoles que la ley no se negocia y que las prácticas administrativas son desde ya cosa del pasado".

"El gobierno del estado no puede ni debe regalar el dinero del pueblo que no sea para propósitos de interés colectivo (…) el gobierno del cambio que yo encabezo ha iniciado un trabajo de limpieza a fondo del sector educativo, que empieza por el retiro de todo tipo de canonjías o de privilegios, lo fundamental es educar y recuperar valores, no beneficiar a unos cuantos en contra de la gran mayoría de los tabasqueños", manifestó.

Núñez respondió de esta manera al paro de labores de al menos 20 mil profesores agremiados a la sección 29 del SNTE y dos sindicatos locales de Tabasco, quienes piden la renuncia del secretario de Educación, Rodolfo Lara Lagunas, a quien acusan de malos tratos.

Las manifestaciones se realizaron en los 17 municipios de Tabasco, aunque no implicaron a sistemas como el Colegio de Bachilleres, DGETI y escuelas particulares. Los maestros hablan de al menos 95% de centros educativos paralizados, pero el gobierno sostuvo que fueron menos.

Pese a presiones de los líderes sindicales, en un número menor de escuelas profesores reportaron que sí hubo clases y en otras algunos intentaron recibir a sus alumnos, pero los directores se lo impidieron.

Desde temprano, padres de familia llegaron a las escuelas para llevar a sus hijos, pero en la mayoría de los casos fueron informados del paro laboral.

En tanto, el dirigente del Partido Acción Nacional, Jorge Ávalos Ramón, presentó ante la Procuraduría General de Justicia una denuncia penal contra los tres líderes sindicales por ser copartícipes del quebranto financiero en el sector educativo de Tabasco.

Según la denuncia, los líderes sindicales recibieron entre 50 y 90 millones de pesos anuales para gastos sindicales, los cuales nunca comprobaron, situación que se encuentra observada en la Cuenta Pública 2012, auditada por el Órgano Superior de Fiscalización.

En tanto, en declaraciones a la prensa, el titular de Educación, Rodolfo Lara, dijo que los directores de escuela que no permitieron que se brindara clases pudieran ser cesados.

ANTONIO VILLEGAS