5 de febrero de 2013 / 01:51 p.m.

La madrugada de este lunes seis mujeres de origen español fueron atacadas sexualmente por 15 hombres encapuchados en el poblado de San Andrés, Barra Vieja, en la zona Diamante de Acapulco. En tanto, varios hombres fueron despojados de sus pertenencias.

De acuerdo con los primeros informes policiales, aproximadamente a las dos de la madrugada de este lunes los sujetos con el rostro cubierto (al menos siete iban armados) violaron a las mujeres y robaron pertenencias de otros huéspedes en los búngalos Babaji, ubicados en el kilómetro 34.5 de la carretera a Barra Vieja.

Según información a la que tuvo acceso MILENIO, la seguridad en la zona está a cargo del Operativo Guerrero Seguro, que incluye a federales y municipales. Sin embargo, hubo un impasseen el momento de los hechos.

Las víctimas se hospedaron la madrugada del domingo en ese sitio, que se encuentra en San Andrés Playa Encantada, rumbo a Barra Vieja, en la zona oriente de Acapulco, donde fueron atacadas por los 15 hombres que llevaban el rostro cubierto con paliacates y pasamontañas.

Luego de haber abusado sexualmente de las seis mujeres, los hombres despojaron de sus pertenencias a una mexicana y seis españoles, quienes ya acudieron ante el Ministerio Público, en la delegación de la Procuraduría General de Justicia de Guerrero, para denunciar los hechos.

El primer reporte de este hecho delictivo se originó en el Servicio de Emergencia 066, donde se alertó a las autoridades sobre el robo a una casa habitación, pero después se confirmó la violación de las seis españolas, además del robo a los paseantes.

Autoridades del gobierno federal, estatal y de la Policía Ministerial pusieron en marcha un operativo de seguridad para atender la denuncia. En estas acciones participaron elementos de la Operación Guerrero Seguro.

El alcalde de Acapulco, Luis Walton, y la fiscal de Justicia de Guerrero, Martha Elva Garzón Bernal, lamentaron los hechos y adelantaron que las fuerzas federales participarán en las investigaciones para dar con los responsables.

Durante el día se difundió la versión de que eran siete las mujeres violadas (las seis españolas y una mexicana), pero el alcalde porteño precisó en conferencia de prensa que las víctimas solo fueron las extranjeras, mientras la mexicana fue asaltada.

También precisó que los seis varones de origen español fueron atados con cables de teléfonos celulares y cintas de los trajes de baño para robarlos.

"“Nosotros reconocemos que es muy lamentable lo que ha sucedido, pero, bueno, esto sucede en cualquier parte del mundo”", dijo.

"“Las autoridades ejercerán el peso de la ley en las investigaciones para detener a los responsables"”, aseguró el presidente municipal, quien estuvo acompañado por la fiscal guerrerense.

Por su parte, Garzón Bernal confirmó que fueron violadas seis ciudadanas españolas, aunque el grupo estaba conformado por 13 turistas: 12 ibéricos y una mexicana, a quienes los encapuchados robaron teléfonos celulares, tablets, dinero y otros objetos.

Por la noche, en entrevista con Ciro Gómez Leyva para MILENIO Televisión, el alcalde Luis Walton confirmó que las víctimas ya declararon.

Lamentó nuevamente los hechos y aseguró que los gobiernos federal, estatal y municipal no rehúyen su responsabilidad para detener a los agresores.

"“Estamos obligados a dar seguridad"”, señaló el alcalde y confirmó que no hubo detenidos.

Claves

Cierre de negocios

-La franja costera de la Costa Chica presenta el cierre masivo de negocios de diferentes giros a causa de la inseguridad, según Marisol Cárdenas Álvarez, presidenta de la Canaco-Zihuatanejo.

- La situación se agrava por el alto costo de las rentas y la escasez de ventas, lo que ha llevado al cierre definitivo de varios comercios.

- Este fenómeno ha perjudicado a micro y pequeñas empresas de ese puerto, por lo que Cárdenas Álvarez reprochó que los actos de inseguridad se presenten a plena luz del día.

- El negocio de la líder empresarial ha sido asaltado tres veces en un periodo menor a un año. ahí expende abarrotes, semillas y desechables.

 — JAVIER TRUJILLO