27 de agosto de 2013 / 10:54 p.m.

Todas las opiniones coinciden cuando se trata de reseñar la carrera del camerunés Achille Emaná, el último refuerzo foráneo de Cruz Azul, y que fue anunciado por el dirigente Agustín Manzo el domingo.

Hoy, tras pasar los exámenes médicos de rigor, la institución celeste le dio la bienvenida a través de su cuenta oficial de Twitter.

Fue de los principales artífices del ascenso del Betis en 2011, adonde llegó en 2008, procedente de sietetemporadas con el Toulouse de Francia; su personalidad de líder se destacó y dejó ver en 2011, en entrevista con el diario El País, de dónde le viene el don de mando; su padre, ex futbolista en la ciudad camerunés de Yaundé, le había heredado a Achille la responsabilidad de impartir justicia en el distrito de MvogAda, donde nacieron ambos, velando por las relaciones entre los vecinos y sus propiedades.

"Todo lo hago a través del teléfono. Pago a una persona en Camerún para que reciba las quejas de los vecinos. Yo, desde aquí, intento solucionar los problemas. La verdad es que mis decisiones son respetadas. Igual influye el hecho de ser un deportista muy conocido en mi país", relató en aquella nota el potente futbolista, mundialista y aún con edad para dar más de su futbol, ahora en la Liga mexicana vía La Máquina.

Aunque sea así, a distancia, Emaná aún tiene que ver por pleitos derivados del ganado, los límites territoriales y otros asuntos más, cuya atención permitan la convivencia en Mvong-Ada.

Hace cinco años Emaná tenía un valor de mercado de hasta 14 millones de euros, pero hace uno el Alwasl Club lo adquirió por apenas 1 mde, todavía a una edad en que le aporta al futbol.

Emaná ha usado las camisetas 10, 8 y 20, como en el futbol árabe; en 2012 fi rmó con el Al-Ahli extensión de tres años, pero al año se mudó al Alwasl Club, de Su zona de in?uencia donde viene libre.