31 de marzo de 2013 / 11:16 p.m.

Algunos mexicanos, que hoy se desplazaron a ciudades como Mission, McAllen, Pharr, Harligen y la Isla del Padre, o no recordaban o ignoraban que también el Domingo de Resurrección cierra el comercio estadounidense.

 McAllen.- • Igual que el Día de Acción de Gracias, este Domingo de Ramos, como ya es tradición, se paralizó Estados Unidos y el Valle de Texas, en donde vacacionaron miles de mexicanos, la mayoría regiomontanos.

La gran mayoría de los centros comerciales, particularmente la Plaza Mall, cerraron sus establecimientos, lo mismo que algunos ?no todos? restaurantes de las ciudades más visitadas, como Mission, McAllen, Pharr, Harligen y la Isla del Padre.

Pero muchos que tenían deseos de gastarse lo que les sobró después de las vacaciones buscaron comercios abiertos, a ver qué compra podían hacer.

Inclusive, la Plaza Mall abrió una sola puerta para la apertura de tres tiendas, incluyendo el Lubys Café.

Solamente durante dos días en el año, se advierten paralizadas las ciudades de la Unión Americana; la excepción fue el día del atentado a las Torres Gemelas de Nueva York.

En esos días, el cruce de México a las ciudades del país vecino, se hace con la mayor rapidez, todo lo contrario a lo que ocurrió antes y durante el periodo vacacional por Semana Mayor.

Nos consta que, entre las 8:00 y 11:00 de la mañana, el promedio para cruzar la frontera por el puente Reynosa-Hidalgo fue de 15 minutos.

Cientos de familias, que o no recordaban o ignoraban que también el Domingo de Resurrección cierra el comercio estadounidense, se hicieron presentes en el Mall de McAllen.

“Nosotros venimos porque creemos que, si no todas las tiendas, al menos algunas de ellas van a abrir”, dijo una señora de nombre Hortensia Ramos, que era acompañada por su marido y sus hijas.

Feliciana Guerra Canales, otra mas, decía con insistencia, “no, no puede ser que nos hagan esto, traemos dinero para gastar y nos tenemos que regresar esta tarde temprano para que no nos sorprenda la noche en la carretera”.

Sin embargo, no se le hizo, el comercio cerró en su gran mayoría, con excepción de las tiendas del centro, que no todas, pero sí una mayoría, no abrió por respeto al Domingo de Ramos.

Algunos que se desplazaban de la Isla del Padre a la zona conurbada de Monterrey tuvieron que buscar hospedaje, lo que no tuvo ningún obstáculo, pues mucha gente dejó las habitaciones la mañana del domingo.

Y… ahora lo que sigue es que este lunes, 1 de abril, será el retorno de muchos que disfrutaron de la Semana Mayor en el vecino país.

VÍCTOR SALVADOR CANALES