1 de marzo de 2013 / 03:02 p.m.

Monterrey • A dos días de la aprehensión de la dirigente nacional del SNTE, Elba Esther Gordillo, en las escuelas públicas del estado la actividad se desarrolló normal.

Y este sorpresivo acontecimiento a quienes menos preocupa es a los maestros que tienen vocación de servicio, y que su actividad la desempeñan fuera de la grilla política y sindical.

Llegamos antes de la salida del turno matutino a la tradicional escuela Fernández de Lizardi, ubicada en toda una cuadra entre Aramberri y Modesto Arreola y de Porfirio Díaz a Serafín Peña.

Preguntamos la hora de salida del turno matutino, que es la instrucción primaria y nos dice el encargado de la puerta principal que ya salieron a las 10:30 de la mañana.

¿Cómo… apoco fue por lo de la detención de la dirigente del SNTE?, preguntamos y contestó que no, que cada mes antes de concluir se realiza una junta de consejo en la que se hace una evaluación de esos 30 o 31 días, en este caso 28 días, sobre la impartición de enseñanza y del aprovechamiento.

¿Ah, se preocupan entonces por la calidad de educación?, cuestionamos. Su respuesta fue que así es.

Efectivamente, en la dirección del plantel que tiene dos turnos, el matutino para primaria y el vespertino para secundaria, se nos aclaró lo de la junta de consejo.

Charlamos con unos cuatro maestros por separado, quienes de inmediato contestaron que el caso de su dirigente nacional, Elba Esther Gordillo, debe preocupar mucho a los líderes y aquellos maestros comisionados.

"Sí, me refiero a los que están comisionados en otras actividades por las que cobran, y siguen recibiendo el salario como mentores de la educación", aclaró un maestro.

Otro más advierte que cree tener vocación de servicio, que forma parte del gremio sindical, sin duda, pero no anda en la grilla, ni desea acumular horas de servicio para duplicar el ingreso.

La verdad es que sí, lo reconoce, fue muy sorpresivo enterarse que tumbaron a Elba Esther, a quien se le acusa de una serie de delitos que culminan con el enriquecimiento ilícito y de fomentar la delincuencia organizada.

En otro plantel educativo, el Centro Escolar Jaime Torres Bodet, ubicado por la avenida Garza Sada al sur, todo se desarrolla normal y los maestros opinan lo mismo con relación a este tema.

"No, nos debe afectar a nosotros el caso de la líder de nuestro sindicato, porque se fue ella, ya llegó otro y lo que más interesa es mejorar la calidad de la enseñanza", dice un maestro muy seguro de sí mismo.

"Bueno", responde otro, "la verdad es que en mi caso sí me duele que a la maestra Gordillo la hayan sacado de esa forma, encarcelándola y fincándole responsabilidades muy serias".

También recorrimos las instalaciones de la secundaria número 5, turno matutino y la número 1, turno matutino, ubicado en la avenida Juárez esquina con Arreola.

Ahí hablamos con algunos padres de familia y/o tutores que fueron a una cita con el o los maestro de planta del grupo al que pertenece su hijo o familiar, según el caso, del que están al pendiente por diversos motivos.

Pero el tema del encarcelamiento de Elba Esther Gordillo, todos coincidieron en que esto no debe afectar al sistema educativo y los maestros deberán ser solidarios con la reforma educativa y la intención de las autoridades en elevar el nivel, que es el propósito.

 VÍCTOR SALVADOR CANALES