18 de febrero de 2013 / 02:27 p.m.

Monterrey • Los casos de personas desaparecidas en Nuevo León no han tenido avances y éstos son la cara humana de la guerra del narcotráfico, consideró la activista Indira Kempis.

“"En el caso específicamente de los desaparecidos, lamentablemente tenemos que hablar del tema, no debería de existir y creo que en la guerra del narcotráfico, los desaparecidos son la cara humana de esa guerra"”.

Pese a la presión que las organizaciones civiles han ejercido en las autoridades, la activista señaló que hace falta un censo de personas desaparecidas, campañas de comunicación, así como proporcionar información y el seguimiento de los casos a los familiares.

Aunque falta mucho por hacer respecto al delito de la desaparición forzada, Kempis consideró que se ha registrado un avance en materia legal.

“"A lo que le apostamos en Nuevo León es que ya está tipificado el delito, que era algo esencial de manera legal para poder hacer otros procedimientos, lo que nos queda para poder trabajar, sobre todo en buscar a estas personas y en hacer la documentación pertinente para resolver los casos"”.

Estrategias de búsqueda inmediata, comunicación en las autoridades, así como transparencia en los procesos son algunas de las deficiencias de las instituciones públicas a las que se enfrentan los familiares de las personas desaparecidas.

“Mientras las instituciones que se dedican a la justicia o que impartan justicia no estén comprometidas, sean transparentes en sus decisiones y dejen de ser cómplices de lo que sucede en el país, va a ser difícil que la gente salga de un estado de silencio”, señaló.

Kempis detalló que el delito de la desaparición forzada es un crimen considerado de lesa humanidad, es decir, que cuando se registran estos actos delictivos afecta la calidad de vida de los seres humanos.

“"Claro, está en la agenda pública, los políticos hablan de eso y los funcionarios han puesto los ojos sobre el tema, pero lamentablemente no tenemos muchas herramientas de las cuales hacer un análisis puntual, o poder seguir líneas de investigación"”, indicó la activista.

CYNTHIA SALAZAR