27 de mayo de 2013 / 08:57 p.m.

Un grupo de aficionados americanistas se dieron cita en las instalaciones del club en busca de vitorear a sus héroes y ver de cerca el trofeo que los acredita como campeones del futbol mexicano, y su espera se vio recompensada con una rápida mirada a la Copa que no los dejó satisfechos.

Desde temprano los aficionados azulcremas comenzaron a llegar a la sede del club en Coapa y lanzaron vivas y "campeón, campeón" a los jugadores que se dejaron ver en sus automóviles, como Francisco Javier Rodríguez y Miguel Layún.

Ansiosos por ver al resto del plantel y con la esperanza de "echarle una miradita" al trofeo, los cerca de 100 aficionados corrían de una puerta a otra ante el movimiento que hacían los representantes de los medios de información, que también buscaban la nota o la foto del día.

Entre la incertidumbre de no saber cuál sería el itinerario del actual campeón para un posible festejo con sus aficionados, la mayoría de ellos comenzaron a preguntarle a la prensa si conocían el lugar donde podría llevarse a cabo este ansiado encuentro para la celebración, pero tuvieron respuestas negativas.

Después de una larga espera que culminó cerca de las 13:00 horas, el zaguán de la puerta dos de las instalaciones del club fue abierto y ahí emergió el autobús con algunos jugadores en su interior y otros más viéndolo en sus vehículos, y la versión que se empezó a correr es que iban a una comida a la casa de Emilio Azcárraga Jean, dueño del equipo.

A su salida y desde el primer asiento del autobús se vio al presidente deportivo de América, Ricardo Peláez, quien mostró orgulloso el trofeo de campeón de la Liga MX, lo que provocó la algarabía entre los aficionados que comenzaron a corear porras y vivas hacia su equipo.

"Somos campeones", se oyó una voz; "Ricardo, baja con el trofeo, queremos tocarlo", demandó otro aficionado; "dónde va a estar el trofeo con nosotros", preguntaba ansioso un tercero.

Sin embargo, la respuesta nunca llegó y se conformaron con ver el título que los acredite de campeones como si estuviera detrás de una vitrina.

"No se vale, sería bueno que también festejaran con nosotros que siempre estamos con ellos en las buenas y en la malas. Creímos que iban a organizar algo para continuar el festejo, pero en estos momentos sí se olvidan de nosotros", se quejó José Luis López, quien portaba su bandera y la playera con la leyenda "campeón, ódiame más".

Notimex