21 de marzo de 2013 / 10:53 p.m.

Cuernavaca • Los dos centros arqueológicos más importantes de Morelos, fueron colmados de visitantes vestidos de blanco que acudieron a recibir la primavera y los primeros rayos del sol, durante este jueves.

Prácticamente desde el amanecer, familias, jóvenes e integrantes de escuelas filosóficas y orientales, acudieron a la zona arqueológica de Xochicalco, ubicada a unos 40 kilómetros de la ciudad de Cuernavaca, en los límites de los municipios de Temixco y Miacatlán, cuyo significado es La Casa de las Flores.

Xochicalco, considerado por los estudiosos como una ciudad creada para elevar la conciencia de los diversos pueblos precolombinos que le visitaban, cuenta con una cavidad debajo de la zona arqueológica que fue utilizada por los sacerdotes del lugar para confirmar la llegada de la primavera.

En la actualidad los turistas se introducen a la cueva artificial y esperan el momento en que el sol, en su cenit, se posa sobre ellos y un rayo de luz entra a través de un pequeño orificio ubicado en la parte superior de la cavidad.

En la capital de Morelos, en el centro ceremonial de Teopanzolco, también se dieron cita danzantes y alumnos de escuelas cercanas que observaban los rituales que la gente realizaba para "cargarse de energía. Alrededor de las de las diez de la mañana, un grupo de danzantes realizó una ceremonia que fue seguida por casi 800 personas.

Sesiones de meditación también se realizaron en la arte superior de la pirámide principal cuya antigüedad está ubicada en el periodo Pos Clásico tlahuica, alrededor del año 1150 después de Cristo. Teopanzolco está considerado un “Templo Gemelo” debido a que su construcción busco hacerlo similar con el Templo Mayor de Tenochitlan. Aquí se rendía tributo a Tláloc y Huitzilopochtli

Teopanzolco es una palabra Nahuatl que significa "lugar del Viejo Templo de la codorniz.

DAVID MONROY