Javier Trujillo
11 de agosto de 2013 / 02:50 a.m.

Copala • En asamblea, representantes de las comunidades y los líderes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero, encabezados por Bruno Plácido Valerio, acordaron no confrontar a las fuerzas federales, realizar una marcha y reagruparse al interior de las poblaciones con sus autodefensas.

Lo anterior, durante una asamblea realizada en Playa Ventura, municipio de Copala, en la región de la Costa Chica del estado, donde revelaron que funcionarios del gobierno federal sermonearon a integrantes de la UPOEG.

Con ello, esa organización se refirió a la reciente advertencia que hizo la Secretaría de Gobernación, de que no tolerará que autodefensas impidan el paso a militares y tampoco se dialogará con esos grupos hasta que garanticen respeto al Ejército.

Encabezados por los principales líderes del movimiento del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana, y frente al mar del Pacífico, los líderes Plácido Valerio, Crisóforo García Rodríguez, Gonzalo Torres Valencia y otros, escucharon las propuestas de ciudadanos de las comunidades.

Plantearon desde montar retenes, realizar una marcha en la que participen ciudadanos de los más de 40 municipios, donde la UPOEG tiene presencia, además de armar mujeres en comunidades como Xaltianguis y El Polvorín, así como reforzar a los grupos de la Policía Ciudadana.

“Se está acordando ir a una asamblea pueblo por pueblo, llevar el diálogo y nombrar a dos personas por cada comunidad, un hombre y una mujer, que son las personas que van a representar a cada uno de los 40 municipios para el diálogo entre gobierno estatal, federal y municipal.

“Para el día 7 de septiembre, en esta misma comunidad (Playa Ventura del municipio de Copala) se llevará a cabo la asamblea y la definición de todas las estrategias que se van a enmarcar hacia el rumbo que llevaríamos con el movimiento”, detalló el líder de la UPOEG, Plácido Valerio.

En entrevista, el dirigente dijo que el diálogo con el gobierno federal se encuentra cerrado.

“No lo hay, ellos (el gobierno federal) lo suspendieron, no fuimos nosotros, pero estamos dispuestos a seguir dialogando. Nosotros le hemos apostado al diálogo pero parece que ellos lo están rompiendo el diálogo”, explicó.

También aclaró que los elementos de los grupos de autoprotección ciudadana seguirán armados y además mantendrán la vigilancia donde el sistema de seguridad y justicia ciudadano tiene zonas de influencia en las 40 municipalidades.

En la participación de los representantes de las comunidades, la comisaria de El Polvorín, Hortensia Roque Bravo, fijó postura y dijo que recientemente en su comunidad dos mujeres fueron asesinadas.

“Las mataron por la inseguridad en El Polvorín, en el municipio de Marquelia, y ya no queremos que las autoridades se hagan de la vista gorda. Por eso voy a ir a mi comunidad y plantear que las mujeres también se armen”, dijo.

A su vez, una mujer del municipio de Acapulco, de la comunidad de Xaltianguis, propuso que no solo los hombres formen parte de la Policía Comunitaria, sino que también participen las mujeres como autodefensas y que también apoyen en la formación de los retenes.