30 de noviembre de 2013 / 03:17 a.m.

Los futbolistas de la liga brasileña decidieron el viernes no hacer huelga este fin de semana después que un equipo llegó a un acuerdo para pagar lo que debe a los jugadores.

En el más reciente intento de mejorar las condiciones de los futbolistas en Brasil, los jugadores habían amenazado con no jugar la penúltima fecha de la liga en solidaridad con sus colegas de Náutico, que alegaban que el club les debía sus salarios.

Los futbolistas que encabezan el movimiento denominado "Sentido Común FC" dijeron que nadie entraría a la cancha en los 10 partidos por la liga brasileña del fin de semana, a menos que Náutico pagara lo que presumiblemente debía a sus jugadores.

Los dirigentes del club, que negaron adeudar salarios aunque admitieron que estaban atrasados en algunos pagos por derechos de imagen, anunciaron por Twitter que llegaron a un acuerdo con los jugadores para pagarles para el 9 de diciembre.

Cruzeiro ya aseguró el título, pero las dos últimas fechas son decisivas para definir los equipos que descienden y los que se clasifican a la Copa Libertadores del próximo año. Náutico marcha último en la tabla y ya está descendido.

Las medidas de los jugadores llegarían a un nivel sin precedentes si hay una huelga. Hace unas cuantas fechas, los futbolistas cruzaron los brazos antes de los partidos, y la semana pasada, se sentaron en el césped antes del silbatazo inicial. Las protestas comenzaron en octubre.

Los líderes del movimiento, entre los que hay algunos de los principales futbolistas de Brasil, han dicho que quieren que la federación brasileña realice cambios al fútbol local. Su principal demanda es que haya un calendario más organizado y con menos partidos.

Los futbolistas también piden vacaciones adecuadas, pretemporadas más largas y menos influencia de los dueños de derechos de televisión, al igual que tener más poder en la toma de decisiones y que los clubes que no paguen los salarios sean castigados.

"No habrá huelga durante esta fecha", dijo el movimiento Sentido Común en un comunicado. "Pero seguiremos con nuestras manifestaciones hasta alcanzar nuestras metas".

Los jugadores del Náutico llamaron el jueves a la prensa para informar que no les pagaban a tiempo y que no entrenarían ni jugarían hasta que se resolviera el problema. Unas horas después, el movimiento Sentido Común emitió un comunicado para mostrar su apoyo.

"Los jugadores (del Naútico) quieren lo que es justo", decía el comunicado de Sentido Común. "Si hay alguna represalia contra los jugadores y si no se hacen los pagos, la primera división de la liga brasileña parará de inmediato".

Los futbolistas del Náutico también se quejaron de que el equipo se negaba a pagar a los jugadores lesionados, pero el presidente del equipo Paulo Wanderley negó estar infringiendo las reglas y dijo que ya había dicho a los jugadores que lo que se debía por derechos de imagen sería pagado en diciembre.

Wanderley dijo que estaba dispuesto a alinear a juveniles para el encuentro del sábado contra el Vasco da Gama si los jugadores se negaban a jugar.

AP