14 de septiembre de 2013 / 10:57 p.m.

Monterrey  • La acusación del director de PASA, Alberto Garza Santos, en contra de la administración municipal de Monterrey, en el sentido de que le pedían dinero para que pudiera continuar con el servicio de recolección de basura no debe ponerse en tela de duda, sentenció Gustavo Caballero Camargo, diputado local del PRI.

Ayer se publicó que el directivo de la empresa aseguró que le pidieron 40 millones de pesos para la campaña de Margarita Arellanes Cervantes, lo cual, dijo Garza Santos, la pareció una “vacilada”; posteriormente le solicitaron 80 millones de pesos para que pudiera seguir con la concesión.

Al respecto, Gustavo Caballero Camargo dijo que la administración de Arellanes Cervantes presenta al menos un caso de corrupción por mes, por lo que, lejos de dudar del propietario de PASA, pareciera ser un caso más de anomalías.

“La declaración de un empresario serio, de familias de renombre en el estado, donde acusa frontalmente a la administración de Margarita Arellanes de haber solicitado 80 millones de pesos yo creo no es para ponerla en tela de duda.

“Yo no he visto una aclaración contundente por parte de la alcaldesa y estamos hablando que en 10 meses de la administración ha habido cuando menos un escándalo grave de corrupción por mes”, aseguró.

El diputado tricolor destacó varios temas en los que la administración de Monterrey se ha visto inmiscuida, por lo que pidió mayor concentración en la tarea que tiene comandando a la capital neoleonesa.

“Nomás falta que revisemos todo lo de Medix, las patrullas, lo del famoso bróker, ahora lo de los 80 millones, lo que le quieren concesionar un particular el cobro de los prediales, y así van varios. No es el único, la gente está cansada, la gente exige aclaraciones y que se ponga realmente a trabajar por la ciudadanía. Yo creo es una demanda legítima, no estamos inventando nada, lo conoce la gente”, señaló.

El diputado local del PRI también criticó que el dirigente del PAN en Nuevo León, José Alfredo Pérez Bernal, trate de desvirtuar las acusaciones del director de PASA.

Israel Santacruz