9 de diciembre de 2013 / 07:12 p.m.

México.- Trabajadores del gobierno de Jalisco y campesinos de los ejidos José María Morelos y Campo Acosta, del municipio de Tomatlán, denunciaron prácticas de corrupción y amenazas de la empresa Rasaland en su pretensión de construir un complejo turístico en la costa de la entidad.

En conferencia de prensa, el dirigente de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, José Narro Céspedes, acusó que la referida empresa ha empleado tácticas de intimidación y corrupción para apoderarse de tierras ejidales a fin de construir un megaproyecto turístico llamado Chalacatepec o Nuevo Cancún.

Señaló que desde el inicio del proyecto se tienen irregularidades para apoderarse de la tierra, en especial de mil 200 hectáreas, lo que afecta a los ejidos Campo Acosta y José María Morelos; en total a 642 ejidatarios y más de 12 mil personas.

El dirigente campesino destacó que en este caso se realizan diversas acciones para defender los derechos de los ejidatarios y campesinos del lugar, así como del medio ambiente, ya que la construcción del centro turístico traería graves consecuencias para los ecosistemas de la zona.

A su vez, Cuauhtémoc Peña, secretario general de la Federación de Trabajadores al Servicio del Estado de Jalisco, mencionó que el problema inició en 2009, cuando del Instituto de Pensiones de la entidad (Ipejal) se sacaron cerca de 89 millones de dólares.

Expuso que esa suma se sacó de los fondos de los trabajadores y con ella se formó un fideicomiso con la empresa Rasaland para el desarrollo turístico referido.

Sin embargo, agregó, el fideicomiso dio a los empresarios todas las facultades para disponer de los fondos de los trabajadores del estado de Jalisco, sin que existiera garantía para el regreso de dicho dinero.

En el fideicomiso se estableció que la empresa Rasaland debía aportar mil 200 hectáreas; sin embargo, la compra de esa tierra, perteneciente al ejido José María Morelos, resultó ser un despojo.

"A los ejidatarios se les obligó a vender sus tierras aproximadamente a 14 pesos el metro cuadrado, pero lo metieron al fondo a 13 dólares el metro cuadrado, lo que representa una ganancia exorbitante para los empresarios; y no solamente no son dueños de las mil 200 hectáreas, sino sólo de una parte, porque otra está todavía en litigio", aseveró.

Por otra parte, Narro Céspedes adelantó que este martes un grupo de campesinos se presentará en instalaciones de la Secretaría de Energía (Sener) para protestar en contra de la reforma energética.

Notimex