18 de enero de 2013 / 04:09 a.m.

El coordinador priista en el Congreso local, Francisco García, aseguró que en la entidad hay 12 “focos rojos” en conflicto, agitados por diferentes funcionarios públicos.

 Oaxaca • Doce municipios en Oaxaca son focos rojos, los cuales pueden implicar un riesgo para la paz social y la gobernabilidad de cara a las elecciones de diputados y concejales de este, denunció el coordinador de la Fracción Parlamentaria del PRI en la legislatura local, Francisco García López.

El legislador afirmó que estos conflictos se encuentran ubicados en los municipios de Ocotlán de Morelos, Santa Lucia del Camino, Miahutlán de Porfirio Díaz, Santiago Amoltepec, Santa Maria Chimalapas, Santiago Yaveo, entre otros.

Detalló que algunos problemas son derivados de disputas agrarias y otros de tipo poselectoral alentados y agitados por diferentes actores políticos y funcionarios públicos.

García López dijo que ha faltado operación política por parte de las instituciones del gobierno estatal, principalmente del secretario General de Gobierno, Jesús Martínez Álvarez, para atender los conflictos.

Denunció por ejemplo la mano política del Partido Acción Nacional que alienta a muchos grupos de agitadores que generan la inestabilidad en los municipios gobernados por el PRI para ganar adeptos de cara a las elecciones locales.

Destacó el caso de Ocotlán de Morelos, donde la diputada local del PAN Ivonne Gallegos es la responsable de la desestabilización, mientras que en Miahuatlán de Porfirio Díaz el agitador es el propio dirigente estatal del albiazul, el diputado local Juan Mendoza Reyes.

“En estos municipios no vamos a defender lo indefendible, si es cierto que hay desvíos de fondos, pero también es justo que digamos que los opositores nunca dejaron gobernar a las autoridades que ganaron legítimamente estos ayuntamientos en las urnas”.

También hay quejas por el caso de Santa María Chimalapas, donde se señala a priistas de estar involucrados detrás del conflicto, pero “yo veo gente ajena dentro de los dos grupos que se disputan la alcaldía y considero que el fondo del problema es derivado de algunos incumplimientos institucionales”.

En otros conflictos hay añejos problemas poselectorales que no ha sido atendidos y que se han mantenido vivos para recuperarlos en las elecciones que se avecinan.

“Hoy corremos riesgo de una inminente violencia si no se atienden estos conflictos, que son conflictos poselectorales que se han dejado pudrir y que ahora enfrentaran un proceso electoral álgido”

Lamentó que la Secretaría General de Gobierno no haya podido realizar un trabajo eficaz para atender estos conflictos, ya que ha perdido más de dos años y medio improvisando con la forma de ganar gobernabilidad en Oaxaca.

ÓSCAR RODRÍGUEZ