26 de junio de 2013 / 09:13 p.m.

Ciudad de México • Las diputadas petistas Loretta Ortiz y Lilia Aguilar denunciaron la pretensión del PRI y del PAN de aprobar una reforma al Código Penal Federal para criminalizar la protesta social y la libertad de expresión.

Confirmaron que la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados, encabezada por el priista Ricardo Pacheco, tiene listo el predictamen de la iniciativa para imponer una sanción de entre 10 y 20 años de prisión a quien incurra en actos contra la paz pública con sustancias tóxicas, inflamables o explosivas durante una manifestación.

Ello, no obstante la opinión en sentido negativo que formularon el pasado jueves los integrantes de la Comisión de Derechos Humanos en el Palacio Legislativo de San Lázaro.

Ortiz y Aguilar convocaron por ello a las fracciones del PRD y Movimiento Ciudadano a hacer un frente común e impedir la aprobación de ese proyecto de ley.

Afirmaron, incluso, que priistas y panistas intentan dictaminar la iniciativa y turnarla al pleno para su aprobación en el periodo extraordinario de sesiones previsto para la segunda quincena de julio.

La propuesta de reformas al Código Penal Federal fue presentada por el legislador panista Francisco Sotomayor y suscrita por alrededor de 150 diputados federales del PRI, del PAN y del PVEM.

La diputada Loretta Ortiz subrayó que su bancada está de acuerdo con sancionar a quienes atenten contra la integridad de otras personas con sustancias tóxicas, inflamables o explosivas, pero no con vincular ese tipo penal con las manifestaciones.

"Lo que intentan es coartar la libertad de expresión, porque ya nadie va a poder salir a manifestarse, ya que si se considera que violentan a las personas, éstas podrán ser tratadas como delincuentes o terroristas", advirtió a su vez Lilia Aguilar.

Recordó que el diputado Sotomayor presentó la iniciativa en respuesta a las manifestaciones de protesta contra la toma de posesión de Enrique Peña Nieto el 1 de diciembre de 2012.

"Y ahora quieren hacer parecer a las personas como delincuentes, ya que con la interpretación de que cualquiera pude meterse a alguna manifestación y violentarla al romper un vidrio, se pretende poner agravantes a las personas", dijo.

FERNANDODAMIÁN