4 de julio de 2013 / 08:20 a.m.

Con goles de Maximiliano Rodríguez e Ignacio Scocco en el segundo tiempo, Newell's Old Boys venció el miércoles 2-0 a Atlético Mineiro en el partido de ida de la semifinal de la Copa Libertadores.

Más de 35.000 espectadores que colmaron el estadio Marcelo Bielsa de Rosario festejaron un triunfo que le permite al ganador llegar con una ventaja considerable al partido revancha, siete días más tarde en Belo Horizonte.

"Todavía faltan 90 minutos, pero lo que hicimos hoy es muy importante", admitió Rodríguez, el jugador más desequilibrante del partido y que marcó el primer gol con un cabezazo a los 61. "Hay que seguir jugando como lo estamos haciendo para llegar a la final".

Scocco puso cifras definitivas de tiro libre a 10 minutos del final.

Desde el primer minuto, Newell's intentó imponer el juego que lo llevó a ser el mejor equipo del fútbol argentino en la temporada: buen traslado del balón, utilización de todo el ancho del campo y aprovechamiento de los espacios con la movilidad de sus tres delanteros, Rodríguez, Scocco y Víctor Figueroa, más las incursiones en ataque de los marcadores de punta, Marcos Cáceres por derecha y Milton Casco por izquierda.

Sin embargo, el cuadro visitante parecía cómodo resguardándose bien atrás, quitándole profundidad a los ataques de Newell's y lastimando de contragolpe.

Este estado de situación hizo que el local llegara con más asiduidad durante la primera mitad. Scocco estuvo cerca de marcar en dos oportunidades, con un remate de afuera del área a los 25 minutos y una penetración por el centro del área con pelota dominada a los 37, pero en ambas ocasiones el arquero Victor respondió con seguridad.

La más clara, no obstante, fue para el Mineiro: a los 42, Ronaldinho manejó un contraataque por la izquierda y habilitó con maestría a Bernard, quien entrando solo por el centro intentó eludir al golero Nahuel Guzmán, pero éste tuvo reflejos para robarle la pelota.

El local pareció iniciar la segunda mitad algo nervioso y dos veces estuvo cerca de sucumbir. A los 46, Diego Tardelli habilitó de cabeza a Ronaldinho, quien remató por arriba del travesaño. Luego, a los 53 Guzmán intentó un despeje que rebotó en un compañero, pero Jó no supo resolver con el arco a su merced.

Pasado el sofocón llegó el mejor pasaje de Newell's. Maxi hubiera convertido a los 57 de no ser por la gran reacción de Victor. El acoso no cesó hasta que finalmente se produjo la apertura del marcador. Tras un córner que provocó una serie de rebotes, Figueroa volvió a meter la pelota en el área con un centro que Rodríguez conectó de cabeza entrando por el segundo palo y cambiándole el palo al arquero.

"No es común que haga goles de cabeza, pero este año ya hice un par", festejó el autor de la conquista. "Espero que sirva para llegar a la final".

El Mineiro parecía mareado y Newell's aprovechó su momento. Casi aumenta la cuenta a los 71, cuando la defensa visitante salvó en la línea dos veces, primero tras una gran jugada de Rodríguez entrando por la izquierda tras una pared con Scocco y luego ante el remante de Figueroa al tomar el rebote.

Los corazones de los locales se paralizaron cuando dos minutos más tarde Jó convirtió un tanto que fue anulado por posición adelantada en una jugada muy fina, pero explotaron a los 80 con el magnífico tiro libre de Scocco que se metió junto al palo izquierdo de Victor.

En el final, Atlético Mineiro buscó un descuento que le permitiera llegar con mejores posibilidades al partido revancha, pero Newell's se defendió bien y viajará a Belo Horizonte con una ventaja considerable.

"Acá lo importante era ganar y convertir la mayor cantidad de goles posibles", dijo Scocco. "El Mineiro es un equipo que juega bien y deja jugar, eso a nosotros nos favorece. Es fundamental, además de los dos goles, haber mantenido la valla invicta, pero sabemos de la calidad del rival que está enfrente y no nos tenemos que descuidar para la revancha".

Newell's extendió su invicto en semifinales de Copa Libertadores a cinco partidos, con tres triunfos y dos empates. Las dos incursiones previas del equipo rosarino en esta instancia fueron exitosas, pero en ambas oportunidades cayó en la final: en 1988 ante Nacional de Montevideo y en 1992 ante San Pablo.

___

Alineaciones:

NEWELL'S: Nahuel Guzmán, Marcos Cáceres, Santiago Vergini, Gabriel Heinze, Milton Casco, Pablo Pérez (Paulo Cruzado, 78), Diego Mateo, Lucas Bernardi, Víctor Figueroa (Martín Tonso, 77), Ignacio Scocco (Maximiliano Urruti, 89) y Maximiliano Rodríguez.

MINEIRO: Victor, Marcos Rocha, Rafael Marques, Richarlyson, Pierre, Josué, Diego Tardelli (Luan, 68), Ronaldinho, Bernard y Jó.

Árbitro: Enrique Oses (Chile).

Ap