24 de agosto de 2013 / 05:31 p.m.

Esta vez las bicicletas no  rodaron, solo fueron el  símbolo y el acompañamiento para el último  adiós a un joven que prometía  en el ciclismo mexicano e internacional, fue la despedida a  Edgar Alejandro Morales Rosano, conocido como El Salvaje, quien  falleciera el pasado el miércoles  después de ser atropellado por  un trailer cuando entrenaba en  las carreteras del municipio de  Tenancingo, una muerte que  volvió a levantar las voces de  los que exigen mayor conciencia  y cultura vial en respeto a los  ciclistas.

 El dolor y el enojo es inocultable  en familiares, vecinos, amigos y  la comunidad ciclista, pues aún  no creen que una imprudencia  al volante, les haya arrebatado al hijo, el amigo y esa promesa  deportiva que lo único que deseaba  era brillar arriba de su bicicleta.  

"Era un deportista, desde pequeño a los 9 años le encantó la  bicicleta y se dedicó a su pasión  y murió en su pasión, así será  recordado por mucha gente que  lo quería mucho. Con él viví toda  mi infancia, por eso toda la familia  está destrozada", expresó su primo  Álvaro Morales.

 Mientras que su prima, Laura  García Morales, solo espera que  se haga justicia y que la muerte  de Alejandro Morales no quede  impune. "Como familia solamente  pedimos que su muerte o quede  impune, él nunca se venció y  murió en lo que más le gustaba  que era su bicicleta".

Uno de los más consternados  fue el ciclista Luis Pulido, quien  fue su compañero en la pista y con  quien ganó un subcampeonato  ADIÓS AL  SALVAJE Familiares, amigos y la comunidad ciclista de la entidad  despidieron al pedalista Edgar Alejandro Morales Rosano  quien falleciera atropellado por un trailer cuando  entrenaba en Tenancingo.

Exigen justicia y conciencia vial  Decenas de perosnas acompañaron a la familia Morales Rosano FOTOS: IVÁN CARMONA nacional.

"Hay que recordarlo  como una persona humilde pero  buena, juntos ganamos una medalla de plata en un campeonato  nacional, fue mi pareja hace tres  años, con él ganamos esa plata,  varias pruebas en la pista; ahora  éramos rivales sobre la bicicleta  pero un amigo debajo de ella.

Últimamente en las carreras lo veía  más a él que a mi familia, en las  vueltas siempre nos encontramos,  es una lamentable pérdida y será  muy difícil olvidarlo".

EXIGEN RESPETO  Ante esta lamentable pérdida,  la comunidad ciclista levantó la  voz y pidió respeto a los pedalistas,  quienes lo único que desean es un  espacio para practicar su deporte.

 "Es lamentable estas situaciones,  ahora le tocó a otro compañero  ciclista, como dirigente del deporte  y como atleta hago un llamado a  las autoridades para crear acciones  por ayudar a los deportistas, lo  único que pedimos es un espacio  para practicar deporte, en este caso  el ciclismo requiere de carreteras  y creo que nada cuesta poner  anuncios de prevención, que nos  incluyan a los ciclistas en el uso  de estas carreteras, tenemos que  entrenar", comentó el triatleta y  dirigente deportivo, Jair Garduño  Montalvo.

 Y añadió: "solicitamos letreros  y anuncios para que los choferes,  taxistas y toda la gente que circula  por estas carreteras y avenidas  sepan que también hay ciclistas,  que sobre la bicicleta va una vida y  nos deben de respetar.

Queremos  hacer un llamado de atención a las  autoridades y ojalá no tengamos  que perder más vidas para que se  tomen acciones en beneficio de los  deportistas y en el caso específico  de los deportistas".  Por su parte el internacional  Luis Pulido también pidió una  cultura vial a favor de los ciclistas.

 "Hay que respetar a los ciclistas  porque es una vida la que va en  la bicicleta, no se ponen a pensar  si tiene hijos, una familia que  mantener, en este caso Alejandro por su juventud no tenía eso  pero sí un futuro por delante,  como ciclista y sobre todo como  persona, estoy seguro que por lo  fuerte que era tenía mucho futuro  en el ciclismo".

Alejandro Morales Rosano fue  sepultado en su natal San Pedro  Tultepec, en el municipio de Lerma, Estado de México.