12 de mayo de 2013 / 05:31 p.m.

Desde que cobró fama con su papel de David Fisher en la serie de HBO Six Feet Under, Michael C. Hall (Raleigh, Carolina del Norte, 1971) ha ido subiendo escaños en la pantalla y los escenarios de Broadway, volviéndose cada vez más popular; esto se ha refrendado por su rol protagónico como el asesino en serie favorito de todos en la provocadora serie Dexter, que se acerca a su última temporada y promete salir del aire con sorpresas y polémica, tal como ha sido desde que se lanzó.

¿HABÍAS IMAGINADO QUE DEXTER SE CONVERTIRÍA EN UNA SERIE DE CULTO?

Lo que menos hubiera esperado de Dexter cuando debutamos en 2006, es que se convirtiera en padre y desde entonces hemos ido todavía más lejos. Eso es lo más sorprendente del trabajo de nuestros guionistas, que cada temporada llevan el personaje más lejos, porque Dexter Morgan, forzado a explorar una humanidad que no tiene, es incapaz de sentir una verdadera emoción. Y cuanto más humano se vuelve, más oscuros y perversos son sus asesinatos.

Y EL PÚBLICO HA RESPONDIDO DE UN MODO EXTRAORDINARIO, ¿CÓMO EXPLICAS LA FASCINACIÓN QUE HA SUSCITADO?

Desde que leí el piloto vi lo que Dexter representaba, todo lo que podíamos ocultar tras un rostro inocente. Porque a todos nos gustaría matar a alguien en un momento dado ¿no? (risas). En este punto es donde cualquiera puede identificarse. En especial dado el perfil de las víctimas que él selecciona.

EN TODO CASO, ES EVIDENTE QUE AL PÚBLICO LE ENCANTAN ESTOS ANTIHÉROES.

Parece ser la moda televisiva de los últimos años, esto de los antihéroes y la actitud de la gente de simpatizar con ellos. Creo que es porque todos, así como ellos, tienen esqueletos guardados en el armario. Tal vez no como Dexter Morgan, Don Draper o Tony Soprano, pero tiene que ver con que para muchos estos personajes son menos mentira, pues se revelan como ellos son, mostrando todas las esquinas oscuras de su ser.

¿ALGUNA VEZ JUZGAS A DEXTER MORGAN?

La verdad es que trato de no hacer juicios morales sobre mi personaje. De hecho, cuando acepté este papel no tuve reticencias. Estaba entusiasmado de que el programa nadase en esta área de moralidad gris, eso me atraía. Pero también creo que existen muchas formas de castigo y, si bien no es a través de un medio más tradicional, actualmente estamos viendo algo de eso, cuando él se da cuenta de cómo su comportamiento afecta a los que están cerca de él.

AHORA BIEN, DEXTER Y TÚ TIENEN MUY POCO EN COMÚN...

Sí. Soy una persona común, nada extraordinaria, que nunca ha matado una mosca. Me gusta ir al cine, a conciertos de rock, ver la televisión —pero no mientras estoy trabajando en la serie— y darme largos paseos por la playa. Alguien que disfruta de una buena mesa pero que lo más sangriento que ha hecho en su vida es limpiar un pescado. Eso. Como ves, nada qué ver.

¿CÓMO HACES PARA QUITARTE, LITERALMENTE, EL MUERTO DE ENCIMA?

Pues no tengo un método especial para salir de mi personaje. Solo cambiarme de ropa, quitarme el maquillaje y marcharme a casa. En ocasiones necesito soltar la adrenalina con ejercicio si el día ha sido arduo. Pero soy el peor para apreciar cuánto de Dexter Morgan se queda conmigo. O dónde empieza él y acabo yo. Eso como que asusta un poco ¿no? (risas).

DEXTER INCLUIDO, TUS ELECCIONES ARTÍSTICAS (SIX FEET UNDER O EL MUSICALCABARET EN BROADWAY) SIEMPRE HAN SIDO BASTANTE COMPLEJAS.

Pienso que si vas a interpretar a un personaje, especialmente en televisión donde estableces un compromiso largo y abierto, es mejor que exista un conflicto, una fuente de tensión que alimente el papel. No me sentiría ni la mitad de interesado en un personaje sin un nudo así en el centro de su trama. Por eso disfruté mucho al hacer de David Fisher y ahora este Dexter. Me dan una gran oportunidad de explorar matices, crear nuevas percepciones.

LA OCTAVA TEMPORADA SERÁ LA ÚLTIMA. ¿TIENES IDEA DE CÓMO QUIERES QUE TERMINE TU PERSONAJE?

Creo que hay más de una respuesta para esa pregunta. Si lo considero desde el punto de vista de Dexter, creo que tengo una idea bien clara, pero no sé si eso sería muy realista. Ahora, respecto a lo que yo creo que sería lo más orgánico y satisfactorio, mirándolo también desde la historia, eso es algo que no te puedo contar todavía. Lo cierto es que se trata de una cuestión que ya hemos empezado a tratar para tener claro hacia dónde nos encaminamos; yo no escribo la serie pero me consultan. De todos modos es difícil de imaginar un final feliz para un personaje como él.

¿ES POSIBLE HACER UN BALANCE DEL IMPACTO QUE TUVO, TIENE, DEXTER EN TU VIDA, EN TU CARRERA?

A nivel personal la serie coincidió con varios cambios en mi vida. No sé si ha sido detonante, pero desde luego estuvo ahí. No creo que pueda analizar su impacto hasta que no concluya pero me sigue maravillando lo que hablábamos sobre la reacción del público. Estaba bastante exhausto entre la cuarta y quinta temporadas, tuve que someterme a un tratamiento contra el cáncer (lleva tres años en total remisión) y me sentía frágil. La serie me sacó a flote. Eso lo aprecio.

¿Y YA TIENES IDEA DE LO QUE QUIERES HACER A FUTURO? ¿ESTARÍAS DISPUESTO A ASUMIR EL COMPROMISO A LARGO PLAZO DE OTRA SERIE?

La verdad es que no puedo esperar a ver lo que me depara el futuro y no descarto absolutamente nada. Cuando terminé Six Feet Under, lo único que dije que no haría fue hacer otra serie y mira lo que pasó. Además, están haciéndose cosas muy emocionantes en televisión ahora, así que no quiero cerrar esa puerta aunque, claro, en estos momentos la posibilidad de un nuevo contrato que me tenga ocupado por varios años suena un tanto intimidante. Pero ya aprendí a no decir que no haré algo antes de pensarlo.

HAN SIDO OCHO AÑOS DE TRABAJO EN EQUIPO, CON MUCHAS COSAS. ¿QUÉ ES LO QUE EXTRAÑARÁS MÁS Y MENOS DE LA SERIE?

Mira, no extrañaré ponerme ese traje para asesinar a mis víctimas, es algo muy molesto, pero son muchas más las cosas que echaré de menos. La gente, sobre todo. Para que un programa funcione se requiere un enorme grupo de gente que haga bien su trabajo. Además, ir todos los días a trabajar con un grupo que tiene sentido del honor y compromiso es algo que entusiasma. Ojalá encuentre eso en otro lugar. Son entrañables.

A NIVEL PERSONAL, DIME, ¿TÚ PIENSAS QUE EN LA HISTORIA EL PERSONAJE PUEDE ALCANZARSE LA REDENCIÓN?

Posiblemente. No en la forma tradicional que tú y yo interpretamos como tal, pero sí tiene sentido que eso forme parte del final... Así que mejor ya no te diré nada (risas). Cuando haya salido al aire, ya lo hablaremos, ¿te parece bien?

MIGUEL CANE