22 de febrero de 2013 / 12:55 a.m.

El director técnico mexicano Javier Aguirre, admitió que antes de tomar la dirección técnica del Espanyol de Barcelona, a la escuadra catalana le faltaba fuerza mental, situación que pudo componer para salir del descenso.

Aguirre llegó a los blanquiazules a finales de noviembre pasado, el equipo estaba en el sótano de la clasificación y tras unas modificaciones y motivación, logró mejorar el camino respecto a lo hecho por el argentino Mauricio Pochettino.

"El compromiso y la calidad ya estaban. Pero a mi juicio el equipo necesitaba de un poco de fortaleza mental", declaró el timonel mexicano, quien con su trabajo tiene satisfechos a los directivos del equipo catalán.

El "Vasco" Aguirre, agregó que el peso caía en jugadores jóvenes y frente a un problema de descenso, la experiencia suele imponerse, de ahí que le diera más actividad a veteranos como el portugués Simao Sabrosa, el argentino Diego Colotto y Joan Capdevilla.

"La presión descansaba en cuatro o cinco jugadores jóvenes muy buenos. Pero en aquellas circunstancias (de estar metido en descenso) necesitaba de la experiencia de unos veteranos que, por lo que fuera, no estaban jugando, entre ellos y el complemento de los jóvenes, lo estamos tirando para delante", añadió.

Aguirre hoy en día tiene a los Periquitos en el lugar 12, de la clasificación en la Liga de España, con 11 partidos dirigidos, sólo tiene una derrota frente al Barcelona (la cual bien puede ser presupuestada), cuatro empates (uno de ellos contra el Real Madrid) y seis triunfos.

Resaltó que en la actualidad el Espanyol, se encuentra fuerte y listo para cerrar de la mejor manera la temporada para conseguir el objetivo primordial de la permanencia.

"El equipo se ha ensamblado, se ha equilibrado y emocionalmente está muy fuerte", comentó al programa Planeta América, en el que agregó que es un orgullo ser entrenador del Espanyol, "hoy por hoy, es un lujo estar en este club y dirigir a estos jugadores".

Notimex