DAVID MONROY
6 de junio de 2013 / 09:59 p.m.

Temixco • Por primera vez en su historia, este municipio adquirió vehículos y motocicletas para combatir la inseguridad, que la había colocado a esta ciudad entre los primeros lugares en incidencia criminal, principalmente en delitos de alto impacto, como el secuestro y el homicidio doloso.

Miguel Ángel Colín Nava, presidente municipal de este municipio conurbado a la capital del estado de Morelos, entregó a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) municipal, 25 patrullas y 13 motocicletas que buscan reforzar las tareas de prevención del delito, cuyas cifras –según dijo—han logrado abatirlas hasta llevarlo al octavo lugar estatal, según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Temixco es el municipio donde en 2011 fue encontrado asesinado el hijo del poeta, Javier Sicilia, con seis de sus amigos; donde el pasado 12 de diciembre fue asesinada la joven de 17 años, Ana Karen Huicochea por su novio y forma parte de la zona de conforman tres municipios que son atravesados por la autopista México-Acapulco donde los grupos delictivos sembraron durante 2010, 2011 y 2012 cientos de cadáveres.

Colín Nava, aseguró que las patrullas y motos adquiridas fueron sufragadas con recursos propios que alcanzan los 13 millones de pesos, a diferencia de otros municipios que están esperando recursos federales para armar o equipar a sus cuerpos de seguridad, lo que también lo coloca como la primera administración municipal, incluso estatal, en entregar equipamiento a sus policías, cuya nómina fue engrosada en las últimas semanas con cien elementos más.

Por su parte, el Secretario de Seguridad Municipal, Ángel Cortés reconoció que las corporaciones municipales poco pueden hacer ante el embate de la delincuencia organizada y el avance de los carteles que buscan en los jóvenes más aliados, sin embargo destacó que las acciones emprendidas en materia de prevención del delito, entre ellas , algunas actividades deportivas, pláticas, además de los recorridos policiacos, han permitido reducir la vagancia, delitos comunes e inhibir la facilidad con que los criminales organizados se apoderan de la calle.