7 de enero de 2013 / 02:17 a.m.

Monterrey • Al igual que en años anteriores, los propietarios de automóviles que sean víctimas de robo gozarán de algunos descuentos en el pago de sus impuestos vehiculares y la exención de otros, específicamente las bajas del padrón.

La Secretaría de Finanzas dio a conocer los criterios para acceder a estos beneficios, que se otorgan desde hace años en Nuevo León ante la elevada incidencia de robos de vehículos, delito que en meses recientes ha disminuido.

En el decreto publicado en el Periódico Oficial del Estado se establece que aquellos contribuyentes en esta situación tendrán derecho a un subsidio del 100 por ciento en el pago de tenencia y refrendo por las cantidades que excedan al período en que tuvieron posesión o uso de la unidad.

“"Resulta conveniente continuar otorgando el beneficio a favor de los contribuyentes que se vean perjudicados en su patrimonio por este tipo de acontecimientos a través de un subsidio en el pago del impuesto sobre tenencia o uso de vehículos y en los derechos por refrendo anual en el padrón de vehículos de motor.

“"A fin de que los mismos se cubran únicamente en forma proporcional al tiempo efectivo que el particular tuvo posibilidad de tener o usar el vehículo, otorgando además, un subsidio en los derechos que en su caso se generen por concepto de baja de dicho vehículo en el padrón respectivo"”, cita el acuerdo.

La autoridad fijó una fórmula para el citado descuento proporcional, aplicable sólo a las personas que presenten la denuncia ante la Procuraduría de Justicia y presenten el acta que acredite este movimiento ante el Instituto de Control Vehicular.

“"Para efectos de obtener la proporción a que se refiere (…) los montos del impuesto y derechos causados se dividirán entre 12 y se multiplicarán por el número de meses transcurridos desde el 1 de enero del 2013 hasta el mes en que se presente la denuncia respectiva ante la autoridad investigadora correspondiente"”.

El beneficio se encuentra en vigor desde el pasado 1 de enero y vence el próximo 31 de diciembre, y opera de manera automática al realizarse el trámite ante el Instituto de Control Vehicular.

De recuperarse el vehículo, el propietario deberá darlo de alta nuevamente en el padrón por cuenta propia y cubrir por igual el pago de tenencia y refrendo equivalente al subsidio que recibió por concepto del hurto.

Una medida similar aplicará para los automovilistas que sufran la pérdida total de su vehículo, con la diferencia de que la declaratoria correrá a cargo de la empresa aseguradora, que expedirá el documento correspondiente.

LUIS GARCÍA