13 de noviembre de 2013 / 09:20 p.m.

Monterrey.- Las modificaciones a la Ley del instituto de Control Vehicular que derogan el cobro por canje de placas en Nuevo León fueron censuradas por el Gobierno del Estado, que calificó la acción como un retroceso.Rodolfo Gómez Acosta, secretario de Finanzas, indicó que esta reforma golpeara al propio estado y los municipios, al tiempo que provocará un efecto contrario al buscado, pues los costos serán trasladados al propio ciudadano."Yo creo que en general eso representaría un retroceso importante, y un perjuicio grave para la ciudadanía. La pérdida de cualquier fuente recurrente de ingresos, tanto para una entidad federativa y tanto más para un municipio, pues son golpes muy fuertes a sus finanzas públicas."Lo cual, sin duda alguna deriva en costos mayores que se trasladan a la ciudadanía, entonces yo creo que eso sería grave", refirió el funcionario estatal.El estado prevé ingresos adicionales por el canje de placas durante el 2014 de poco más de mil millones de pesos, de los cuales, 255 millones de pesos serán repartidos entre los 51 municipios de la entidad.Por su territorio, es previsible que la mayor tajada la acaparen los alcaldes metropolitanos, a pesar de que el bloque panista de Monterrey, San Nicolás, Santa Catarina, Juárez y San Pedro se han manifestado en contra del cobro.Esta postura, que se suma a la de Acción Nacional en el Congreso local, fue tachada de ilógica por parte de la administración estatal, ya que los ediles se han quejado todo el año por la falta de recursos."Pues si, yo no encuentro mucha lógica en el hecho de estar actuando de esa forma, nosotros como estado seguiremos tomando las medidas responsables, seguiremos cumpliendo con las normas que tenemos, fortaleciendo las instituciones que hemos creado", precisó Gómez Acosta.El funcionario expresó que la entidad robustecerá y respetara sus fuentes de ileso recurrentes,a la advertirlas como una de sus fortalezas, que permiten la prestación de servicios de calidad.Por ello, rechazó la versión de que el canje sólo persiga fines recaudatorios, y alertó que una eventual eliminación del cobro también implicaría afectaciones a la seguridad del estado."No es recaudatorio, yo creo que la medida es insisto un servicio que proviene, que esta previsto, que ha sido recurrente, que se ha ejecutado desde muchas administraciones atrás y creo que es, en la coyuntura, doblemente importante por los resultados que hay en la disminución de robo a vehículos", sentenció.Aunque puntualizó que la decisión de un posible veto a esta reforma es competencia del propio gobernador, enfatizó que el estado cuenta con los mecanismos legales para combatir la modificación.

Luis García