Denisse Mesta
11 de septiembre de 2013 / 02:04 a.m.

Monterrey • El director nacional de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), José Refugió Muñoz López, mencionó que con el retiro de subsidio de combustible que contempla la reforma fiscal, los transportistas tendrían un impacto directo en sus costos afectando a los consumidores.

Detalló que los empresarios del transporte no se encuentran en posibilidades de absorber los incrementos que se den con los combustibles, por lo que se tiene que repercutir a los clientes.

“El impacto directo es en nuestros consumidores porque se daría un incremento en los costos, son incrementos imposibles de absorber y se los tenemos que repercutir a nuestros clientes en el flete y nuestros clientes a su vez lo repercuten en el precio final”, indicó.

Muñoz López señaló que con el impuesto que se le quiere poner a los combustibles no tiene el mismo efecto para los vehículos particulares como los de trabajo, ya que estos gastan más por las tareas para los que son usados.

Indicó que aún y cuando la reforma fiscal contempla que se reduzca el consumo de combustibles fósiles, la utilización de estos va en incremento.

“En el caso de los camiones no se reduce el consumo porque los camiones tienen que seguir trabajando y el consumo lejos de disminuir se va incrementando”, refirió.

El encargado de la dirección nacional de la Canacar comentó que si la reforma fiscal sólo contempla fines recaudatorios no sería buena y estaría incompleta, y podría causar efectos inflacionarios en el rubro de transporte por el consumo de combustibles.

“Desafortunadamente ahorita lo que se ha dado a conocer de la reforma son puros aspectos que son claramente recaudatorios, y yo creo que la reforma solamente está contemplado eso, pues no va a ser buena.

“El efecto que pudiera tener es un efecto inflacionario y si lo que se pretende es mantener estables los indicadores, deben de contemplar no sólo los fines y la parte recaudatoria”, señaló.

El director nacional de la Canacar explicó que apoyarán la modificación a la reforma, siempre y cuando se dé la opción de acreditar el consumo a los transportistas que operan en la formalidad, por lo que acudirán con los diputados federales para presentar algunas propuestas que beneficien a los empresarios del transporte.

“Es un insumo del cual no podemos presidir, sabemos que la pelota está en la cancha del legislativo, afortunadamente contamos con un diputado egresado de la Canacar y el será nuestro principal gestor para buscar que la reforma sea benéfica para nuestro sector y no nos perjudique, sobre todo a quienes estamos operando bajo la formalidad”, puntualizó.

Recalcó que espera que las propuestas se tomen en cuenta para no perjudicar a quienes operan en la formalidad.