1 de diciembre de 2013 / 01:33 a.m.

Alrededor de 100 personas rompieron la malla de la cabecera norte para ingresar al terreno de juego, luego de que el árbitro pitó el final del duelo de vuelta de los cuartos de final, Apertura 2013, entre Cruz y Toluca.

Los invasores corrieron hacía donde se encontraban todavía algunos jugadores celestes quienes, al ver la multitud, corrieron a refugiarse a los túneles; de ahí se marcharon a los vestidores.

Aficionados se desplazaron a la cabecera contraria para increpar a la porra del Toluca. Los seguidores rojos respondieron de la misma manera, y afortunadamente no hubo nada que lamentar.

Después de eso, elementos de seguridad pública y privada detuvieron a algunos de los hinchas, aunque otros corrieron hacia las tribunas para salir por las puertas 12 y 13 del inmueble.  

Minutos más tarde, varios policías hicieron una valla del lado de la cabecera por la que se saltaron los fans cementeros.

Finalmente no ocurrió otro indecente.