24 de febrero de 2013 / 05:38 a.m.

Los aplausos y la aclamación que recibió Duvier Riascos, delantero del equipo local Xolos, cuando al minuto 65 entró de relevo en el juego contra Atlante, cuyo marcador fue 2-0 a favor de los fronterizos, demostraron que el colombiano se ha ganado el cariño de la afición.

Aunque el director técnico Antonio Mohamed ha mostrado con hechos que la titularidad se gana con dedicación, trabajo y empeño, los aplausos a Riascos mostraron que poco a poco el sudamericano se hace de un lugar en el gusto de los tijuanenses.

Paso a paso, el jugador colombiano que juega por las bandas de la oncena tijuanense se ha ganado el cariño de los aficionados, y es que su picardía e ingenio han representado a los Xolos goles valiosos, que en el pasado reciente les redundó en el título.

Aunque esta noche no inició como titular, Riascos, al igual que el resto de los jugadores de la escuadra tijuanense ,comparten la filosofía de Mohamed, que en Xolos no hay titulares y que entrar al terreno de juego es un derecho que debe ganarse.

La actuación de Riascos la noche de este sábado ante Atlante no fue diferente a las anteriores, pues vino a reforzar la ofensiva y a solidificar el triunfo parcial 1-0 que hasta el momento de su ingreso y desde el minuto 2, mantenía su equipo.

Justamente, el sudamericano suplió al autor del primer gol de Tijuana, Raúl Enríquez, quien junto con el colombiano se han convertido en jugadores que definen en la ofensiva, algunas veces anotando otras colaborando con pases para las anotaciones.

Pero el reconocimiento de los aficionados a Riascos se reafirmaría al minuto 40, cuando el colombiano sacudió las redes de los atlantistas con el segundo gol de Tijuana, que ratificó la ventaja de Xolos que al final de cuentas resultó definitiva.

En sí, el papel de los 23 mil 133 aficionados que se congregaron esta noche en el estadio Caliente, volvió a ser vital para los Xoloitzcuintles, pues empujaron a los actuales campeones de la Liga MX, al triunfo sobre los atlantistas.

Con un clima más benigno en el estadio Caliente que en su anterior encuentro contra el América que le costó su primer descalabro en el torneo Clausura 2013, los aficionados volvieron a adoptar su papel y desde un principio manifestaron su respaldo.

Ese respaldo a Riascos y al plantel total de Xolos sigue siendo importante y definitivo para que el estadio Caliente se mantenga como una aduana difícil para cualquier oncena que participa en el Clausura 2013 de la Liga MX.