5 de agosto de 2013 / 05:24 p.m.

Un aficionado de Sunderland fue suspendido por tres años, durante los cuales no podrá asistir a partidos, por hacer un gesto racista dirigido al delantero belga Romelu Lukaku, uno de los principales goleadores de la temporada pasada en la Liga Premier.

El imputado, Liam Jones, admitió haber hostigado a Lukaku, quien es negro, haciéndole gestos de mono en un partido que su equipo perdió 4-2 con West Brom en noviembre del año pasado.

Jones inicialmente se declaró inocente, pero cambió su historia porque fue fotografiado haciendo los gestos luego de que Lukaku anotó un gol y se declaró culpable.

Lukaku marcó 17 goles jugando a préstamo con West Brom la temporada pasada. Esta temporada regresó al Chelsea, propietario de sus derechos.

AP