16 de agosto de 2013 / 09:25 p.m.

Monterrey.- • El municipio de Monterrey no respetó los permisos de uso de suelo que fueron otorgados en administraciones anteriores para que los casinos operaran, dijo Beatrice Rangel, presidenta de la operadora de casinos Codere Latinoamérica.

Comentó que en un principio a las salas de juego del casino Caliente en la entidad, se le otorgaron permisos de restaurante, con los cuales podían operar como sala de juego, pero una vez que entró la actual administración les informaron que se realizaron cambios en la operación, por lo que se procedió a la clausura de estas casa de apuesta.

Rangel explicó que este permiso como restaurante fue otorgado con este giro porque Nuevo León era una de los primeros estados que contaba con permiso de la federación para la colocación de las casas de apuesta.

"Nosotros en el momento en el que se abrieron los Caliente y el Yak, se le pidió el uso de suelo a la alcaldía y nos dieron el uso de suelo de restaurante y en ese momento, como fue una de las primeras entidades que tuvieron autorización para tener establecimientos de juego, entonces se los dieron de restaurante.

"Nosotros nos ocupamos de tener al día toda nuestra reglamentación tanto municipal, como estatal, como federal, y siempre operamos con ello (permiso de restaurante), bajo ese criterio, ahora de una manera salieron y dijeron nos dijeron ahora cambiamos y vamos a aplicar una ordenanza municipal y nos cerraron la sala".

La presidenta de Grupo Codere, señaló que por los casinos en la entidad se han afectado 800 familias de forma directa, mientras que de manera indirecta mil 200.

Indicó que el estatus legal en el que se encuentran las casas de apuesta es sin bases legales.

Codere, es quien representa a los casinos Caliente y Yak, negocios que fueron cerrados por el Gobierno de Monterrey.

DENISSE MESTA