21 de agosto de 2013 / 01:20 a.m.

Los besos intercambiados por cuatro velocistas rusas, felices de ganar una competencia en relevos en el Mundial de Atletismo en Moscú, generó una oleada de especulaciones de que lo hacían en protesta por la nueva y polémica ley de su país contra la homosexualidad.

Pero dos de ellas, que parecían rozar sus labios mientras se besaban la mejilla, aseguraron el martes que ese no era el caso.

"Teníamos un torbellino increíble de emociones. Y si nosotras, accidentalmente, mientras nos felicitábamos, tocamos labios, pido una disculpa. Creemos que todo el alboroto es una fantasía enfermiza infundada", dijo Kseniya Ryzhova, una de las ganadoras de la final en relevos 4x400.

Los rusos con frecuencia se besan en la mejilla cuando celebran una ocasión especial o incluso sólo al saludarse.

Ap