8 de julio de 2013 / 01:26 p.m.

Monterrey • A partir de hoy, al Congreso del Estado le resta sólo un mes para aprobar una Ley de Participación Ciudadana que en Nuevo León lleva una década "congelada", en el marco de un poder Legislativo dividido por el tema.

El 9 de agosto vence el plazo de un año que el Congreso de la Unión dio a los 32 estados de la República para adaptar sus marcos legales, constituciones y leyes secundarias para dar cabida al menos a las principales figuras de participación civil, como las candidaturas independientes, consulta ciudadana e iniciativas ciudadanas.

De éstas, en Nuevo León sólo existen las últimas, pues actualmente sí está permitido que cualquier ciudadano presente proyectos de ley o reformas.

Sin embargo, las candidaturas independientes y figuras de consulta ciudadana, como el referéndum y el plebiscito son paradigmas en territorio nuevoleonés.

Más lejos de ser reconocida está la revocación de mandato, que a nivel federal no fue considerada, y en gran parte de los estados de la República, los congresos locales han sido renuentes a aprobarla.

El contexto

Hace un año, cuando el Congreso de la Unión aprobó la reforma política en materia electoral, lo que dio lugar a estas figuras de participación ciudadana, el Congreso de Nuevo León optó por modificar primero su Constitución Política, para luego crear una Ley de Participación Ciudadana.

Este proceso se trabó en el segundo periodo de sesiones, el pasado 22 de mayo, cuando las bancadas del PAN, PRD y PT aprobaron sin apoyo del PRI la primera vuelta de la reforma constitucional en materia de participación ciudadana, con apenas una mayoría simple; es decir, el voto de 22 de los 42 diputados locales. Tras esto, el tema fue sepultado.

Esta escena condenó a muerte a la reforma antes de que naciera, pues para la segunda vuelta legislativa, requiere por ley el voto de las dos terceras partes de los diputados; es decir, obtener una mayoría calificada de 28 votos. La fracción del PRI anticipó que esto no sucederá, pues no estuvieron de acuerdo con la reforma propuesta por el PAN y el PT.

El dictamen incluye temas como el referéndum, el plebiscito, la consulta ciudadana y la revocación de mandato, pero podría ser modificado en dicha segunda vuelta.

Cabe recordar que al cierre del mencionado periodo de sesiones, el 31 de mayo, los diputados locales aprobaron en primera vuelta una reforma por adición a la fracción II del artículo 36 de la Constitución local, que garantiza que todos los residentes del estado puedan solicitar su registro como candidatos, incluso de manera independiente.

Pero los cambios no eliminan el requisito que obliga a los ciudadanos a tener el respaldo de un partido político para que las autoridades electorales les otorguen el registro.

Nuevo León forma parte del grupo de 14 estados de la República que todavía no tiene una Ley de Participación Ciudadana.

Por otro lado, a inicios de 2014, la propuesta de iniciativa más antigua en la materia cumplirá diez años de haber sido presentada por Gilberto Marcos y Luis Villaescusa, así como por otros activistas que a lo largo de los años han visto una y otra vez cómo la propuesta se queda atorada a consecuencia de diferencias políticas entre los grupos mayoritarios del Congreso local: las bancadas del PRI y PAN.

En esta década han llegado al Congreso del Estado una decena de iniciativas relacionadas con temas de participación ciudadana. Todas permanecen congeladas, pues entre otras cosas, la ley no establece un plazo para su análisis.

LO APROBADO A NIVEL FEDERAL

Reforma política electoral

Candidaturas independientes

Consulta popular

Iniciativas ciudadanas.

LO CONGELADO EN PRIMERA VUELTA LEGISLATIVA

Reformas a los artículos 36, 37, 43, 45, 63, 85 y 132 de la Constitución del Estado

Votar en las elecciones populares

Candidaturas independientes

Plebiscitos

Referéndum

Consulta ciudadana

Presupuesto participativo

Rendición de cuentas

Contraloría ciudadana

Iniciativa popular

Afirmativa ficta.

REYNALDO OCHOA