20 de febrero de 2013 / 03:48 p.m.

El técnico de América, Miguel Herrera, destacó la capacidad que tuvieron sus pupilos para sobreponerse de una desventaja y derrotar 3-1 al Necaxa, con lo que están a un paso de amarrar su pase a la siguiente ronda de la Copa MX.

"Los chavos salieron con un poco de nervio, de repente se acalambran y eso, pero es normal por la presión de hacer los mejor posible las cosas, pero vamos bien", aseveró.

Explicó que su objetivo en este partido fue el de darle minutos a los elementos más jóvenes, reforzados por gente con mayor experiencia para ayudarlos a enfrentar esta situación desconocida para ellos.

"Echamos mano de mucha gente joven en la defensa, sólo pusimos a Aquivaldo (Mosquera) para que la comandara un poco, con las dudas, pero cuando se asentaron se marcó la diferencia", asentó.

Luego que en la edición anterior de la Copa MX quedaron fuera en la fase de grupos, el "Piojo" Herrera reiteró que el compromiso es el de llegar hasta lo más alto de la competencia.

América retomará este miércoles a los entrenamientos, con miras al juego del viernes ante Santos Laguna, correspondiente a la fecha ocho del Torneo Clausura 2013 de la Liga MX.

A su vez, el director técnico de Necaxa señaló que los gritos que piden su salida de la dirección técnica de los de Aguascalientes no lo inmutan.

Ordiales consideró que "se trata de golpeadores, quienes sólo quieren desestabilizar su trabajo", ello en relación a los gritos de ciertos aficionados que pedían su cabeza tras el encuentro que su equipo cayó 3-1 en la jornada de este martes del Grupo Dos de la Copa MX.

El técnico hidrocálido lamentó que su equipo no sea capaz de liquidar los partidos cuando tienen la oportunidad y explicó que con el 2-1 intentamos ir hacia adelante, pero jugamos contra uno de los mejores equipos del torneo y no puedes cometer una pifia porque no perdonan.

Notimex