JUAN JOSÉ GARCÍA AMARO
25 de mayo de 2013 / 06:00 p.m.

Chihuahua • Luego de lamentar la grave situación de violencia que vivió el estado de Chihuahua, principalmente Ciudad Juárez, el gobernador César Duarte Jáquez, agradeció el respaldo que le dio Estados Unidos para combatir la inseguridad a través del Plan Mérida.

Al acompañar a la gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez, en la inauguración de los 2 nuevos carriles del cruce local Santa Teresa-San Gerónimo, el mandatario reconoció que su gobierno realiza "esfuerzos enormes" para superar esta crisis.

Más adelante recordó que en el 2008 como presidente de la Cámara baja le preguntó al presidente Barack Obama –en su primera visita a México-. "Le dije: señor presidente cómo nos vamos a tratar… cómo vecinos, como socios comerciales o cómo siempre".

Tras lo anterior sostuvo: "en mi gobierno más de 40 mil nuevos espacios de educación gratuita pagados por mi gobierno, esto implica un enorme esfuerzo, pero es la manera de resolver de fondo el problema de la inseguridad y de la desigualdad".

"Este gesto que hoy marca el gobierno norteamericano con una inversión de más de 11 millones de dólares para duplicar los espacios para el ingreso de mercancías y de personas en este punto fronterizo habla de la voluntad de Estados Unidos, y ahora sí veo que empezamos a tratarnos como socios", apuntó.

No obstante, afirmó que la reforma migratoria que el presidente Obama está planteando, ha creado una gran esperanza, porque viene a formalizar una relación que hoy existe pero que mantiene a más de 6 millones de mexicanos en la incertidumbre.

Luego de destacar la relación extraordinaria y los trabajos de coordinación que tiene con la gobernadora Susana Martínez, dijo que realiza gestiones con el presidente Enrique Peña Nieto, para ampliar los puertos fronterizos en esta región.

"Muchas felicidades, porque lejos de cerrar una frontera, se están abriendo puertas, y mi gobierno hará todo lo que tengamos que hacer para mantenernos confiables con el gobierno de los Estados Unidos y con la sociedad mexicana".

"Vamos por ese camino, vivir con una nueva cultura de la legalidad, inspirados precisamente en los supremos valores, que son los que se perdieron y que desgraciadamente han denotado una crisis de violencia y de inseguridad. Ese dolor no se puede volver a repetir", indicó.