13 de marzo de 2013 / 02:59 a.m.

Legisladores de las diferentes fracciones parlamentarias exigen al gobierno del estado aplicar una sanción o reprimenda contra el munícipe de dicho poblado.

 Oaxaca • El Presidente municipal de San Agustín Loxicha, Flavio Pérez, agredió a la diputada federal del Partido Movimiento Ciudadano (MC) Aída Valencia, ordenó sacarla con el uso de la fuerza pública, cuando se atrevió a pedirle mayores recursos para las agencias municipales.

Elementos de la policía cortaron cartucho y obligaron a la legisladora a salir de la comarca, situación que generó que presentará una queja ante la tribuna del Congreso federal por el agravio cometido. Legisladores de las diferentes fracciones parlamentarias se solidarizaron con la legisladora y exigieron al gobierno de Gabino Cué a aplicar una sanción o reprimenda contra el munícipe del poblado.

La diputada Aída Valencia, relata en su queja que con fecha 5 de marzo, solicitó mediante oficio una audiencia con el presidente municipal de San Agustín Loxicha, sugiriendo que pudiera ser el día 11 de marzo 2013.

Sin embargo, el día viernes 8 de marzo, después de varios intentos, Flavio Pérez, tomó la llamada telefónica y mencionó que el día 11 de marzo no sería posible porque los lunes no atiende, pero que la esperaba el domingo después de las 15:00 horas.

La diputada acudió a la cita el domingo 10 de marzo a la hora indicada acompañada de agentes Municipales y representantes de agencias de policía y después de una antesala de treinta minutos pudo entrevistarse con el presidente municipal.

La diputada dijo que una vez iniciada la reunión y ante los planteamientos de cada uno de los interesados, el alcalde se comprometió a volver a poner atención en las diversas necesidades, manifestando a todo, que ya tenía proyectos ejecutivos presentados ante las diversas dependencias.

Detalló que después de dos horas de tratar de atender las peticiones, planteó al funcionario municipal la posibilidad de aumentarle a las agencias el recurso del ramo 28, toda vez que existen agencias a las cuales únicamente les otorga 3 mil 500 pesos al mes.

Fue entonces cuando Flavio Pérez y sus regidores comenzaron a gritarle e insultarla de forma exaltada a la diputada.

Pidió a la legisladora que se retirara de la comarca, incluso optó por pedir la intervención de la policía municipal, que cortando cartucho la obligaron a salir de la reunión y la escoltaron hasta la salida del poblado.

En su queja en la tribuna del Congreso federal, la legisladora oaxaqueña, aclaró que nadie puede acusarla de violenta o corrupta, evidenciando que fue objeto de un penoso incidente donde estuvo en riesgo su integridad.

OSCAR RODRÍGUEZ