19 de junio de 2013 / 12:26 a.m.

Monterrey.- • De acuerdo a Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, en el área metropolitana hay solo dos mil 623 hidrantes, muy por debajo de los 10 mil que se requieren, según el presidente del Patronato de Bomberos de Nuevo León.

Con esto, el déficit incrementa a más de 25 mil hidrantes, pero ni autoridades estatales, municipales o juntas de vecinos toman la responsabilidad de su instalación.

De acuerdo al director de operación de SADM, Francisco Cantú Ramos, a partir de 2005, la Ley Contra Incendios y Materiales Peligrosos del Estado de Nuevo León obliga a nuevos fraccionadores y centros comerciales a instalar un hidrante por cada 200 y 100 metros, respectivamente.

"Aquí es responsabilidad de todos, no es de Agua y Drenaje, nosotros estamos cumpliendo con nuestra responsabilidad de darle mantenimiento, pero pienso que también los gobiernos municipales deben de ver y platicar en conjunto con bomberos y nosotros y hacer un frente común para ir abatiendo ese déficit", señaló.

Aclaró que a la dependencia estatal únicamente le corresponde el mantenimiento de los hidrantes y la señalización, para lo cual cada estación tiene una cuadrilla específica.

Según el funcionario, cada mes se revisan los hidrantes y en promedio cambian 50 al año por estar obsoletos, lo cual genera un gasto adicional, ya que cada hidrante cuesta 17 mil 500 pesos aproximadamente.

"El 97 por ciento de los hidrantes trabajan perfectamente y los que no están trabajando el Departamento de Bomberos saben exactamente donde se encuentran y que en ese momento los tenemos cerrados", mencionó.

Cantú Ramos informó que antes de 2001 existían 960 hidrantes y a la fecha los nuevos fraccionamientos y centros comerciales han cumplido con las normas, pero el rezago sigue siendo importante.

Además, aclaró que cuando los bomberos requieren apoyo, SADM envía pipas para que llenen sus tanques. Respecto a la falta de presión para conectar las mangueras a los hidrantes, señaló que el reglamento indica que la presión la debe ejercer la máquina de bomberos y no el hidrante.

En el incendio de la mantequera, ocurrido el pasado domingo y que dejó como saldo la pérdida total del edificio, se enviaron seis pipas de apoyo, indicó el funcionario estatal.

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS