7 de noviembre de 2013 / 01:13 a.m.

Que el América termine como líder el torneo después de haber obtenido un título de Liga no es nada nuevo; es más, parece una regla no escrita, ya que después de sus últimos dos campeonatos (Verano 2002 y Clausura 2005) —los únicos en torneos cortos—, el conjunto de Coapa lideró la clasificación a la temporada siguiente. Tal como ha sucedido ahora de nueva cuenta.

Sin embargo, si esta historia repite el guión de las pasadas, el desenlace americanista será decepcionante. En las otras dos ocasiones, al llegar a la Liguilla, América quedó fuera de inmediato, en los cuartos de final, y de nada le sirvió le hegemonía mostrada durante toda la temporada.

En el Apertura 2005, bajo el mando de Mario Carrillo, el conjunto azulcrema parecía encaminado al bicampeonato. Después de 17 jornadas, las Águilas sumaron 38 puntos (dos más de los que tiene el plantel actual), ya en la Liguilla los capitalinos enfrentaron a Tigres, y en el juego de ida exhibieron su estatus al ganar de visita 3-1 en el Universitario, pero en la vuelta colapsaron y, de manera sorpresiva, cayeron 4-1 para quedar eliminados.

Tres años antes, en el Apertura 2002, el América de Manuel Lapuente tuvo un tropiezo similar. Luego de haber obtenido el título en el Verano 2002, las Águilas lideraron con firmeza el torneo siguiente (Apertura 2002), incluso llegaron a obtener el récord actual de puntos conseguidos: 43 (como la Liga era de 20 equipos, esa temporada disputó 19 juegos).

En cuartos, América enfrentó a Santos, que solo obtuvo 26 puntos en la fase regular. La sorpresa se dio en el juego de vuelta, después del 3-3 en la ida en Torreón, cuando los de La Comarca ganaron 2-1 en el Estadio Azteca.

TAMPOCO COMO LÍDER

Además de las dos ocasiones antes relatadas, América terminó como líder dos veces más: en el Verano 1997 y Verano 2001.

En el 1997, el equipo era dirigido por el argentino Jorge Solari y terminó la fase regular con 37 puntos; sin embargo, en la Liguilla no apareció la solidez que había mostrado este conjunto y en los cuartos de final Morelia le ganó en los dos partidos, el primero por 1-0 y el segundo –en el Azteca– por 3-1.

Para el Verano 2001, bajo el mando de Alfio Basile, de nueva cuenta las Águilas terminaron en lo más alto de la tabla con 28 puntos y por tener mejor diferencia de goles superó a Santos y Monterrey. En cuartos no tuvo problemas para eliminar a León, pero en semifinales empató con Pachuca sin goles en la ida, y 1-1 en la vuelta, el criterio del gol de visitante le dio el pase a los hidalguenses.

EDUARDO ESPINOSA