16 de noviembre de 2013 / 07:05 p.m.

El piloto Marc Márquez, flamante campeón mundial de MotoGP, que hoy esta siendo homenajeado en su Cervera natal, ha admitido que la próxima temporada seguro que será "más complicada" porque tendrá "más presión" que en la presente.

En una multitudinaria rueda de prensa, antes del inicio del homenaje que recibirá de sus paisanos, Marc Márquez ha estado acompañado por su hermano, Alex, ha agradecido el apoyo popular recibido, a pesar de la lluvia y los cuatro grados de temperatura.

"Cuando llegué por vez primera, vi los carteles y toda la gente apoyándome, noté lo increíble que es. Es un detalle que me llena de orgullo", ha indicado Márquez.

El piloto, de 20 años, el más joven campeón de la historia de la categoría reina, admite que "esto del título" lo lleva bien. "Soy el mismo Marc de siempre y, si cambio, espero que los que están junto a mí me den un toque de atención", ha dicho.

Asegura que en esta temporada se ha curtido mucho como piloto. "En cada carrera, para bien o para mal, salía siempre mi nombre y nos costó ver que teníamos opciones para luchar por el título", ha indicado.

"Ha sido un sueño hecho realidad. Quizás ha llegado mucho más pronto de lo que me esperaba y, al no esperarlo, pasa muy rápido. Mi objetivo era ganar en las tres categorías y lo hemos podido conseguir", ha dicho.

En todo caso, Márquez admite que el año que viene será mucho más difícil. Alude a la presión: "Todo el mundo estará pendiente de lo que haga y no tendré la excusa de este año de que estaba aprendiendo, algo que quizás me favoreció, pero mejor estar en esta posición que no en otra".

Considera que tanto Jorge Lorenzo como Dani Pedrosa demostraron su gran nivel durante toda la temporada. "Además otros que suben como Pol Espargaró son capaces de todo. Está claro que Jorge me ha hecho mejor piloto, como antes lo hizo Pol en Moto 2 o Nico Terol en 125", ha indicado.

Márquez ha admitido que después de que fuera descalificado en Philip Island (Australia) tuvo alguna duda sobre si podía conseguir el título, aunque logró salir adelante a base de mentalización.

En el plano personal no cree que haya cambiado demasiado con el título. Admite que ha ganado en experiencia y ha aprendido muchas cosas y se siente más fuerte mentalmente.

"He aprendido a escuchar lo que me convenía y que la decisión final la tienes que tomar tú mismo porque no puedes cargar la responsabilidad que tienes a otras personas", ha dicho.

Lo más complicado fueron las seis primeras carreras. "En teoría no tenía presión, pero en cada entrenamiento y en cada carrera iba al límite. Fueron las más duras hasta después de Montmeló. Después cambié la geometría de la moto en el entrenamiento de Aragón y todo fue mejor. Psicológicamente me ha costado mucho mantenerme concentrado siempre", ha dicho.

Tras la rueda de prensa, Márquez, que próximamente será nombrado hijo predilecto de Cervera, está previsto que dé comienzo una fiesta homenaje por las calles de sus localidad.

EFE