7 de junio de 2013 / 01:01 p.m.

 

 

Monterrey • Cuando una población decide dejar de lado a la autoridad y tomar la justicia por su propia mano, como ha ocurrido en los recientes días en la colonia Independencia, tiene detrás un trasfondo que evidencia falta de atención de la autoridad, señaló Eduardo Guerrero, consultor en materia de seguridad.

El especialista señaló que si bien desconoce sobre los patrullajes o programas sociales que puede implementar tanto el Gobierno del Estado, como la autoridad federal o municipal, lo cierto es que este tipo de respuestas a hechos delictivos tiene como un trasfondo la desatención de la autoridad.

“Los linchamientos nunca son deseables desde punto de vista de derechos. La gente enojada, etcétera, puede equivocarse o puede castigar más de lo debido, matar inclusive por una sospecha que no tenga sustento, no es algo que vea con simpatía. Sucede en varios estados del país ante la insuficiencia de policías locales, municipales eficaces que no intervienen a tiempo, y los niveles de impunidad en algunas ciudades hartan a la gente y la gente se ve en la necesidad de tener que recurrir a sus propios medios para castigar a esta gente”, expuso.

El consultor en materia de seguridad mencionó que estos hechos son aislados en el país. Incluso, detalló que la gran mayoría ocurren en comunidades indígenas o con regímenes dictados por el llamado “usos y costumbres”; sin embargo, esto vuelve los linchamientos en una urbe en algo mucho más complicado visto desde el ámbito sociológico, pues pese a que la comunidad donde ocurren los linchamientos se encuentra cerca de los principales poderes y autoridades, el patrullaje y desatención es similar al de comunidades enclaustradas en serranías o desiertos.

“Son pocos, son casos aislados, no es algo que suceda muy frecuentemente. Yo diría quizá en los lugares donde sucede más es los que tienen régimen de usos y costumbres, en muchas comunidades indígenas, también castigan así a gente que roba, etcétera, a veces con castigos brutales”, afirmó el especialista.

Recomendaciones

El especialista Eduardo Guerrero señaló que si la autoridad quiere evitar estas prácticas lo que requiere hacer es mejorar el acercamiento a la población.

Dijo que se deben respetar los derechos incluso del presunto criminal, pues al ser víctima de un linchamiento no se mide un castigo. Un presunto delincuente debe ser sometido a un juicio donde se presenten pruebas, y no a la ira colectiva.

“Tener mejores policías y que sean ellas y no los propios pobladores de la comunidad quienes detengan a los criminales y los castiguen”, indicó.

Israel Santacruz