25 de junio de 2013 / 10:36 p.m.

Porque no quiere recibir los regaños que Ricardo Ferreti suele dar en los entrenamientos, Sergio "Matute" García buscará entregarse al cien por ciento y no cometer errores", expresó.

“Me agrada la exigencia, a mí me gusta el exigirme el día a día, así que a la hora que llega el profe, te da un plus esa exigencia que mantiene alerta en cualquier momento del entrenamiento, para evitar cualquier desaguisado, regaño que pueda ocasionarlo", expresó Matute.

El jugador que vivió por primera vez la forma peculiar que tiene el Tuca para corregir o recriminar una falta, aseguró que no le sorprendió pues ya desde antes conocía por platicas el estilo del estratega.

“No me sorprende (su carácter), desde el momento que me dijeron que venía para acá, empecé a escuchar, a preguntar, todos sabemos que Tuca es un técnico con mucho carácter, pero empiezo a preguntarle a compañeros qué hacer, qué no hacer, qué no le gusta, de qué manera le gusta trabajar para tratar de agradar lo más posible”, declaró “Matute” en Cancún.

El arquero reconoció que con la llegada de Ferreti la exigencia aumenta pues aunque el preparador físico y los auxiliares no han dejado que se relaje el trabajo, es el técnico quien impulsa a no bajar los brazos.

“Con la llegada del Tuca se incrementa la exigencia, la concentración, hay que darlo todo para ser del agrado de él”, puntualizó.

Como prueba de esa exigencia y entrega de cada jugador, Matute puso como ejemplo una de las disputas de balón entre el y Tito Villa, donde el artillero le dejó un recuerdo con sus tacos en el brazo.

“Fue uno de los choques con “Tito”, me alcanzó a pisar el brazo… es mejor llegarnos fuerte para simular la exigencia de un partido”, finalizó.

 

José Luis Garza - Enviado Cancún