Edgar González
1 de septiembre de 2013 / 07:57 p.m.

Más de medio año debió transcurrir para que el Puebla de La Franja volviera a darle una satisfacción a su afición, al vencer por la mínima de 1-0 a los Potros de Hierro del Atlante, que siguen en picada en la clasificación porcentual, donde los Camoteros aventajan ya con trece unidades.

Duelo que tuvo verificativo en la cancha del estadio Cuauhtémoc, donde los dirigidos por Rubén Omar Romano mostraron ímpetu y deseos de romper el ayuno en casa, logrando inquietar al cuadro rival con los constantes arribos sobre el área enemiga del argentino, Matías Alustiza.

Situación que poco a poco fue controlada por los azulgranas, que intentaron responder a través de Alberto “El Güamerú Júnior” García, que no encontró el camino indicado para hacer daño, aunado al buen trabajo hecho por el guardavallas local, Jorge Villalpando, que cuando fue exigido, respondió con solvencia.

Tan es así, que la más clara del primer tiempo fue de los quintanarroenses, que por medio de Roberto Nanni pudieron inaugurar el tanteador al 26, sin embargo el remate del jugador foráneo fue perfectamente bien detenido al fondo por el portero poblano, que con un lance espectacular y un manotazo certero, dejó el 0 por 0 hasta el finiquito de dicho lapso.

Ya en el complemento, Puebla retomó el control de las acciones, y tras un par de avisos, finalmente quebró el cerrojo contrario, siendo el goleador, Matías Alustiza, quien logró el cometido al 57 con un gran remate a servicio de Alfredo Moreno, que se tradujo en el 1 por 0 que prevaleció hasta el final.

Pese a los ajustes en ambos cuadros, donde el Atlante se vio obligado por la urgencia de remontar, los cartones siguieron sin cambio alguno, quedando en la memoria del respetable los intentos finales de los azulgranas, donde Nanni se cansó de errar y dejó que Villalpando terminara de vestirse como el héroe del cotejo.

La más clara, fue la que al 72 tuvo el propio Roberto, que tras superar la marca, metió el remate que se estampó en la humanidad de Jorge que con ello evitó la debacle, lo que minutos más tarde habría de repetir, pero a toque de Ezequiel Mirelles, que al 91, perdió la oportunidad de equilibrar el tanteador.

Puebla, que llegó a diez unidades en la clasificación general, tendrá semana corta, ya que en breve deberá medirse en otro duelo clave por la permanencia a los nuevos Gallos Blancos del Querétaro en la cancha de la Corregidora.