30 de enero de 2013 / 03:04 a.m.

Hace años se proyectó aquí una terminal marítima cuyos trabajos de dragado fueron frenados por el gobierno federal, ahora la población teme que se realice, pese a que este lugar es parte del Parque Nacional Marino.

 Cancún Centro • El presidente municipal de Benito Juárez, Julián Ricalde Magaña, anunció haber convocado a la sociedad civil local, a la opinión pública nacional y a instituciones como colegios nacionales de ingenieros, de biólogos y ambientalistas, a analizar el proyecto Dragon Mart Cancún, antes de emitir la autorización del proyecto.

Por otro lado, la agrupación Voces Unidas de Puerto Morelos, que congrega a población de la zona en la que se edificará la proyectada exposición de productos chinos, estableció que “el movimiento que implica la construcción del proyecto amenaza de forma abrumadora la frágil ecología de la región”.

En un informe para el Congreso y las autoridades federales, la agrupación cita datos de los promotores de Dragon Mart, que indican: “los tres primeros años se procurará alcanzar el volumen de comercio de la exposición Dubai en 2011, de 52 mil contenedores de carga.

“La división de esta cifra entre los 365 días del año, tenemos que entrarán a México, vía Quintana Roo, 142.4 contenedores de productos chinos diariamente. Pero el objetivo de Dragon Mart Cancún es triplicar el volumen alcanzado en Dubai para tener 156 mil contenedores por año”.

El documento cita las normas para contenedores de Standards Organization International, que regula medidas y pesos de cabotaje del comercio internacional, en las que se indica que cada contenedor puede tener como máximo 20 pies (seis metros) con 44 mil 800 libras (20 mil 320 kilos) y 40 pies (12 metros) con 67 mil 200 libras (30 mil 480 kilos) de carga.

“Si como esperan los promotores de Dragon Mart, llegarán aquí en promedio 142.4 por día, por los frágiles suelos de Puerto Morelos y Cancún tendremos un tránsito de tres mil 560 toneladas diarias, que serán movilizadas por cientos de camiones de carga pesada”.

Voces Unidas de Puerto Morelos, a través de Rosa Elisa Rodríguez, una de sus representantes, señala a los legisladores: “No es posible advertir las abrumadoras consecuencias que tendrá este movimiento”.

Apunta: “Con ese tránsito pesado de camiones a toda hora, Dragon Mart será la primera amenaza al turismo. Además de la degradación del medio ambiente, el número de turistas que buscan sol, tranquilidad y playa, se reducirá. Nadie quiere ir de vacaciones a un lugar saturado de remolques, montacargas, contaminación, residuos y almacenes”.

Hace años se proyectó aquí una terminal marítima cuyos trabajos de dragado fueron frenados por el gobierno federal, ahora la población teme que se realice, pese a que este lugar es parte del Parque Nacional Marino.

En coincidencia con los vecinos de Puerto Morelos, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, que el pasado 16 de enero presentó una demanda de nulidad para invalidar permisos locales para Dragon Mart, señaló que “el impacto negativo del proyecto rebasa, en todos los órdenes, el ámbito local”.

Margarita Campuzano, representante de esta organización, explicó que el impacto de las obras de Dragon Mart implica una eventual destrucción de los débiles suelos de la zona, así como una irreversible contaminación de los mantos acuíferos subterráneos que abastecen de agua dulce a Cancún y la Riviera Maya.

REDACCIÓN