10 de agosto de 2013 / 01:26 a.m.

Chihuahua • El Cabildo de Ciudad Juárez, en un hecho sin precedentes en este país, determinó dotar de seguridad desde el momento en que concluyan sus funciones, el alcalde, Héctor Murguía Lardizábal y el secretario de Seguridad Pública, Julián Leyzaola Pérez.

“El Cabildo está sentando un precedente muy importante y no lo está mandando a nivel personal: lo está mandando a nivel país”, dijo el edil de la frontera, donde en las últimas 72 horas ejecutaron a cuatro preventivos y quedó herido otro en uno de los ataques.

De esta manera, el Ayuntamiento aprobó con 13 votos a favor, 4 en contra y con la abstención del alcalde, el punto 6º: “autorización para dotar de escoltas al presidente municipal y al secretario de Seguridad Pública una vez que concluyan sus cargos”.

Por ello, a partir de las 00:00 horas del próximo 10 de octubre en que concluyen sus cargos, Murguía y Leyzaola, como particulares y por tiempo indefinido, podrán contar con sus 24 y 12 escoltas, respectivamente, con un costo para el erario de 792 mil pesos mensuales.

Luis Manuel Aguirre Aguilera, coordinador de la Comisión de Seguridad Pública, dijo que la medida se aprobó por el trabajo que realizaron para reducir la inseguridad: “en el 2011 se registraban 193 homicidios por mes y a la fecha son 34 y en robo de autos había mil 700 en el mismo período y al día de hoy son 280”.

“Se está proponiendo que su presidente municipal y su secretario de Seguridad Pública, sea cual fuere el nombre y el origen partidista, tengan la certeza de que el Ayuntamiento les ofrece la seguridad cuando dejen de ejercer sus cargos”, añadió.

A nombre de los 4 regidores del PAN que votaron en contra, Cristina Jiménez, dijo:

“¿Cuál es la distinción de él (Murguía) en relación al resto de los ciudadanos juarenses?, porque ellos no tienen seguridad privada y él pasará a ser un ciudadano, esa es la realidad”.

La respuesta del edil no se hizo esperar y concretó: “esto no es cuestión de a quién se le va a asignar la seguridad, sino de principios, que los presidentes municipales y los secretarios de seguridad tienen que saber que saliendo de su encargo no pueden quedar en la calle”.

“Tienen que tener seguridad y no tienen la misma responsabilidad que un ciudadano en la calle, porque hay una gran diferencia, porque ellos (presidentes y secretarios) enfrentan responsabilidades mucho muy diferentes”, puntualizó.

Por último, al recrudecerse en los últimos días los ataques contra los agentes municipales, el alcalde sostuvo que en esta ciudad se enfrentaron situaciones muy difíciles, “donde los funcionarios o ex funcionarios pueden acabar muertos”, concluyó.

— JUAN JOSÉ GARCÍA