19 de enero de 2013 / 03:34 p.m.

Monterrey  La problemática y el descontrol por la falta de capacitación, protocolos y certificación de las Policías municipales obedece a que los alcaldes no han querido disciplinarse con la Ley de Seguridad del Estado ni en su momento se sumaron al proyecto del Mando Único, acusó el ex director de la comisión encargada de la implementación de este proyecto, Juan Francisco Rivera Bedoya.

El tema de la capacitación de los elementos policiacos en protocolos de acción saltó nuevamente a la agenda luego de que uniformados de Santa Catarina asesinaran a un estudiante universitario que pensaron se trataba de un criminal.

Según el también ex procurador de Justicia, el problema es que los alcaldes comenzaron a integrar elementos a sus corporaciones sin capacitarlos ni certificarlos en la Universidad de Ciencias de la Seguridad, que reemplazó a la Academia Estatal de Policía, al margen de que no tenían los recursos para capacitarlos por sí mismos.

“Es un desorden, además de que los municipios están en bancarrota, no se disciplinan a un sistema estatal ni nacional ni están cumpliendo con las reglas; esta gente que está llegando, muy respetable por los orígenes que tienen, pero no son policías, no tienen la formación”, cuestionó el ex funcionario en entrevista con el arquitecto Héctor Benavides para MILENIO Radio.

Rivera Bedoya reconoció que la Universidad de Ciencias de la Seguridad no tiene la capacidad para ingresar a todos los elementos que van llegando a los municipios, pero puede encargarse de evaluar y certificar que cada policía tenga la preparación necesaria para estar en las calles.

“(La Universidad) puede certificar su preparación como se hace en las universidades: ‘Enséñame tu kárdex, déjame ver qué materias aprobaste y evaluar y certificar que tienes la capacidad’, porque meter a la calle gente sin preparación es un peligro para las familias, además es una responsabilidad para quienes autorizan que anden en la calle trabajando”, indicó.

Según el ex encargado de la aplicación del Mando Único, ningún alcalde se acercó en la pasada administración ni se ha acercado en la actual con el rector de la institución, Gerardo Palacios Pámanes.

“No hay control. Para empezar, nadie puede actuar en Nuevo León si no es con una aprobación de la Universidad, de acuerdo con la Ley de Seguridad, o sea, que la gente que no está sujeta a estos reglamentos anda mal, están violentando la ley, lamentablemente, y es un peligro para toda la gente”.

Este fenómeno, abundó, se presenta en diversos ayuntamientos. Uno de ellos Monterrey, pues la alcaldesa Margarita Arellanes tampoco ha cumplido con estos requisitos, con la conformación de su nueva Policía de Monterrey, para lo cual integró a alrededor de 500 personas reclutadas por la Secretaría de la Marina en otros estados.

“Deben primero acoplarse a la Universidad Policial y certificarse para poder actuar, estamos desde luego en un momento de crisis, extremoso, que se vale meter gente de todo tipo, pero ya es tiempo de empezar a ordenarlos”.

Incluso, Rivera Bedoya advirtió que si los alcaldes insisten en su negativa, se exponen a responsabilidades de diferentes índoles, pues estarían violando normas y acuerdos federales, particularmente con el Sistema Nacional de Seguridad, así como a perder apoyos para el fortalecimiento de sus corporaciones.

“Hay un compromiso con la Federación porque aportan recursos para el Subsemun y para apoyar el desarrollo operativo de cumplir con una serie de normas, y si no lo hacen, les pueden retirar los apoyos federales y además incurrir en responsabilidades”.

En peligro

Juan Francisco Rivera Bedoya expresó que, según la ley, nadie puede actuar en Nuevo León si no es con una aprobación de la Universidad de Ciencias de la Seguridad.

Indicó que los procesos de reclutamiento no se están cumpliendo, y por esa situación se pone en peligro a toda la gente.

Un ejemplo de ello, indicó, se da en Monterrey, donde se reclutaron a alrededor de 500 personas por parte de la Marina en otros estados.

— REDACCIÓN