15 de abril de 2013 / 07:42 p.m.

Chilpancingo • La presidenta municipal de Tierra Colorada, Elizabeth Gutiérrez Paz denunció que la mañana del 25 de marzo fue interceptada, sometida y manoseada por policías comunitarios de la Unión de Pueblos Organizados de Guerrero (UPOEG).

Gutiérrez Paz acudió a una reunión de trabajo convocada por el diputado local panista Jorge Camacho Peñaloza, en la que también participaron representantes del Sistema de Seguridad y Justicia Comunitaria (SSJC), entre ellos Bruno Placido Valerio.

Ahí habló sobre las vejaciones que sufrió la mañana del 25 de marzo, cuando más de 2 mil policías comunitarios irrumpieron en la cabecera municipal de Tierra Colorada para tratar de atrapar al asesino de Guadalupe Quiñonez, quien era comandante del SSJC en San Juan del Reparo.

“Que te detengan más de mil hombres armados, te sometan y te tiren al piso (boca abajo) lo entiende uno, a pesar de que sabían que se trataba de la presidenta municipal”, dijo en un primer instante.

Luego complementó: “Lo que no se vale, es que más de cuatro hombres te manoseen con morbo; soy esposa, madre de familia y una mujer que trata con respeto a los demás”.

El testimonio generó diferentes reacciones entre los participantes en la reunión, que se desarrolló en la biblioteca Siervo de la Nación, del Congreso local.

La alcaldesa explicó que derivado de los señalamientos que hay en contra de su administración, por la presunta relación con grupos del crimen organizado, actualmente hay diez policías arraigados; un ex director de Seguridad Pública, un comandante y 8 elementos razos.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN